Masky! y el chef José Andrés.

Las personas que están en Nassau afectadas por un desastre, o las que están en Ucrania en medio de una guerra, ¿pueden alimentarse a través de un NFT comprado por otras personas que están en Boston o en Madrid? La respuesta es sí. El objetivo aquí es convertir el arte en comida.

El artista y empresario español Mikel Urmeneta presenta su primera colección/subasta de creaciones digitales con 42 NFT muy creativas, coloridas y diferentes. Su intención es recaudar fondos para donarlos a World Central Kitchen (WCK), organización fundada en 2010 por el chef José Andrés dedicada al abastecimiento de comidas en todo el mundo después de desastres naturales o conflictos sociales.

«Hace unos meses le comenté a José Andrés (su amigo desde hace muchos años), que qué le parecía hacer una colección de estampas digitales NFTs en los sitios donde había viajado WCK. A él le pareció muy buena idea hacer la subasta y sacar el máximo de fondos posibles para poder cubrir los nuevos retos que pueda presentar cualquier catástrofe», explica a Forbes Urmeneta.

Esto es arte digital convertido en NFT. El personaje principal de las estampas es Masky!, un personaje divertido, valiente y curioso que nació hace tres años a raíz de otros proyectos que Mikel Urmeneta y José Andrés hicieron con motivo de la pandemia.

«Masky! está representado en estampas porque viaja a todas las ciudades con WCK, en algunas sale con el chef José Andrés, y en algunas otras sale él solo. Pero el propio Masky! en el fondo no deja de ser un José Andrés adolescente», recuerda Urmeneta.

Cualquiera puede participar en esta subasta a través del monedero digital o desde algunos pocos países vía tarjeta de credito/debito (no obstante, esta última modalidad no está disponible desde España o USA). «Aportas hoy tu granito de arena humanitario y a la vez inviertes en un NFT creativo e histórico con un valor a futuro», destaca Urmeneta.

El 85% de lo recaudado se ingresa directamente en WCK. El 15% restante va a la empresa de Urmeneta y a sus colaboradores para cubrir todos los gastos que implica hacer un proyecto artístico y tecnológico con estas características.

La subasta se realizará a través de la plataforma OpenSea. La obra se subastará de una en una. «La idea es que una persona con mucho dinero no pueda pujar por todas las piezas a la vez, sino que tendría que meterse a una obra en concreto para ver si le han subido la puja que ha puesto, y así poderla aumentar si quiere. Son obras individuales para democratizar la subasta«, asegura Urmeneta.

Cada estampa digital se subasta a partir de un ethereum (una moneda digital), que es aproximadamente 1.500 euros cada pieza. Y, en caso de que no se vendan todas las obras, se quedarían en una galería para en el futuro próximo hacer algún otro tipo de oferta.

Subasta: del 14 de junio a las 15:00h al 21 de junio a las 02:00h madrugada hora Española.