Animal Concerts está creando experiencias de última generación para los conciertos online y en el metaverso. Desde que se lanzara su token el 29 de marzo, ANML ha ocupado el primer puesto en la lista de criptomonedas más en alza de CoinMarketCap y se ha posicionado entre las 3 que más suben, lo que la ha convertido en una de las más populares del mundo. 

Animal Concerts, conocida por trabajar con músicos de la talla de Alicia Keys, Future, Rap Legend Busta Rhymes, Diplo, Meek Mill y Gunna, está ayudando a artistas tanto consolidados como incipientes a adentrarse en los NFT y otros proyectos relacionados con los criptoactivos, lo que ha introducido a estas superestrellas en la Web3 para actuar ante un público mundial potencialmente ilimitado.  Además, para continuar llenando su arsenal cada vez mayor, Animal Concerts está adquiriendo un amplio abanico de propiedad intelectual que se usará para crear una biblioteca de contenido en crecimiento, lo que incluye el próximo lanzamiento del inédito y exclusivo NFT de Alicia Keys y la bulldog francesa más famosa de Internet: Izzie the Frenchie.

«Estamos democratizando los conciertos», señala Colin Fitzpatrick, CEO de la compañía y veterano consultor de marketing, ventas y tecnología para marcas como Dell, Salesforce, HubSpot y Oracle. «Ya no tienes que ser una persona con suerte por conseguir ver a tu grupo favorito si viene a tu ciudad más cercana. Con Animal Concerts, los artistas vienen a ti. Filmando a estos artistas en 3D y usando unos cascos como Oculus Quest, podemos ofrecer una experiencia compartida extremadamente personal aunque totalmente envolvente. Supone todo un cambio para muchos».

El martes 29 de marzo de 2022, Animal Concerts celebró un evento de generación de tókenes (TGE, por sus siglas en inglés) en el que lanzó con éxito su token «Animal» nativo y, como otros proyectos de tókenes a medida, primero generará valor en la Web3 antes de usarse para acceder a contenido entre bastidores, la venta anticipada de entradas, futuros lanzamientos de NFT, eventos comunitarios online y en la vida real, merchandising personalizable, descargas y otros incentivos funcionales. El token se ha lanzado en varios mercados de intercambio al mismo tiempo: Bitmart, Huobi, Gate.io y Uniswap.  

Al evento de lanzamiento siguió el 1 de abril la presentación en exclusiva de un nuevo tema a través de The Avila Brothers Music Group/BMG, titulado «A Hard Working Man», con la colaboración de Billy Ray Cyrus y Snoop Dogg, y respaldado por los productores ejecutivos Animal Concerts. The Avila Brothers, que crearon los másteres para la canción, están detrás de álbumes y sencillos de éxito de artistas que van desde Usher hasta Janet Jackson, Gwen Stefani y muchos más. «A Hard Working Man» tiene como artistas principales al legendario y célebre Snoop Dogg, pionero y peso pesado en la Web3, y Billy Ray Cyrus, leyenda de la música country, quizás más conocido recientemente por colaborar en el exitazo mundial «Old Town Road» de Lil Nas X. El nuevo tema de Snoop y Cyrus, «Hard Working Man», es una pieza de acompañamiento no oficial; una oda humilde aunque orgullosa al descarnado industrialismo y la solidaridad del obrero de Estados Unidos, con un guiño y reconocimiento al panorama tecnológico y económico que tan rápido evoluciona en el país.  

Los Avila Brothers, ganadores de varios GRAMMY®, se asociaron para producir «A Hard Working Man» con el mismísimo Midas, Bernard Alexander, leyenda en la industria de la música rap (fue quien descubrió a Akon, The Fugees y muchos más) y actualmente un importante visionario emprendedor, además de estratega creativo en los primeros tiempos de la Web3. Alexander se asoció con The Avila Brothers, que compusieron el tema en los años prepandemia, para después ofrecérselo a Snoop y Cyrus, quienes crearon lo que sin duda será un monstruo del pop. 

«En lugar de acudir a una discográfica y venderlo a la manera tradicional, Bernard colaboró con nosotros», explica el dublinense Fitzpatrick (que actualmente reside en Dubái). Animal Concerts, a la vez plataforma en el metaverso y la Web3 y compañía de entretenimiento internacional, posee actualmente derechos perpetuos sobre la canción, lo que constituye un paso importante para transformar para siempre la industria musical. Este avance resulta especialmente significativo para pisarle los talones a la COVID-19, que obligó a muchos grupos a suspender sus giras, lo que generó pérdidas de ingresos esenciales para los músicos, especialmente mientras los insignificantes ingresos generados por los servicios de streaming continúan escaseando. El vídeo musical de «A Hard Working Man» se estrenó el viernes 29 de abril y se puede ver aquí.

Tanto Ariana Grande como Travis Scott actuaron dentro del metaverso de videojuegos de mundo abierto de Fortnite, lo que generó decenas de millones de dólares a cada uno (las estimaciones a la baja hablan de 20 millones de dólares estadounidenses), por lo que Animal Concerts no es la primera compañía en operar en el mercado de los conciertos virtuales. Además, el propio Snoop se sumó recientemente a Gala Games, donde su lanzamiento de NFT musicales generó unos 40 millones de dólares estadounidenses. Músicos de primer nivel y otros artistas están empezando a olerse una posible revolución en la largamente debilitada industria musical. Animal Concerts quiere tenderles una mano.

«Aunque nos llamemos Animal Concerts, en realidad somos Animal Entertainment», explica Fitzpatrick, ex DJ y promotor de eventos, «donde esté la música, el cine o la comedia, ahí queremos estar nosotros. También queremos ser agnósticos en lo que a metaversos se refiere. No solo estamos construyendo nuestro propio metaverso, sino que tenemos la intención de estar presentes en todos los mundos virtuales ya consolidados y nos estamos asociando con otros grandes metaversos muy prometedores. Sabemos qué espacio va a emerger como líder, ya sea Decentraland o The Sandbox. Como cabe esperar, Mark Zuckerberg, que recientemente cambió el nombre de la empresa matriz de Facebook por Meta, se está jugando los futuros cimientos de su multimillonaria compañía en el metaverso». (Posible finalidad: confirmar al mundo que el metaverso es, sin duda, el futuro de Internet)

El token nativo Animal (en token ERC-20), que actualmente se basa en Ethereum y tiene puente con Polygon y Binance, tiene previsto conectar con más cadenas en el futuro. Por ahora, se puede usar como divisa para comprar NFT y entradas NFT mientras se interactúa con otros fans, amigos y artistas, así como para votar, lo que permite a los fans formar parte del proceso del concierto. Fitzpatrick lo considera una evolución natural de los tiques de conciertos pasados que guardamos en una caja como una manera de aferrarnos a esas entradas analógicas en formato papel de conciertos y eventos potencialmente formativos o transformadores. Estos tiques digitales son NFT y se guardan en el monedero Animal en la blockchain, de dominio público, lo que permite conectar experiencias compartidas.

«Hoy en día, a los chavales les entusiasma más presumir de las deportivas en su avatar del metaverso que de las Nike que sus padres les compraron la semana pasada: valoran muy perspicazmente los activos digitales», señala un Fitzpatrick optimista y positivo.

Animal Concerts también espera responder al mayor problema del mundo Web3: la adquisición de clientes. Pocas cosas pueden compararse con ver a tu artista musical favorito por primera vez como llamada a la acción. También cabe señalar que los recintos virtuales no tienen que obedecer las leyes de la física ni adherirse a requisitos de aforo o tener en cuenta cuestiones de salud pública, aunque esto continúe siendo crucial en la vida real. La actuación de Ariana Grande en el Rift Tour de Fortnite, en la que apareció interactuando con criaturas de fantasía inspiradas en las llamas y subiendo por una escalera al cielo literalmente flotante y hecha de luz, se ganó la acogida de más de 78 millones de espectadores a nivel mundial dentro del juego. Recaudó aproximadamente 50 millones de dólares estadounidenses vendiendo activos digitales dentro del juego, lo que está planteando serias inquietudes en la industria musical. Los conciertos de Animal son el catalizador para que esto pueda ocurrirles. El potencial de un espacio publicitario integrado de manera única, compras (para espectáculos) dentro del juego y patrocinios de marca colaborativos es también ilimitado. «¿A cuánta gente puedes meter en un estadio?» Fitzpatrick dice, retóricamente, «¿entre 50 000 y 80 000? ¿A cuántas personas puedes meter en el metaverso? A millones».