El verano de 2022 será el verano de la reconexión con el arte en Ibiza. La feria Contemporary Art Now (CAN) abrirá sus puertas en el recinto ferial de la isla (Fecoev) entre el 13 y el 17 de julio para reunir bajo el veraniego cielo mediterráneo a artistas nacionales e internacionales de la talla de Javi Calleja, Matt Bollinger, Laure Mary-Couégnias o Ryan Travis Christian.

“La feria Contemporary Art Now (CAN) agrupará los artistas más candentes a nivel internacional, los que atraviesan ahora mismo un momento increible, con el objetivo de convertir a esta cita en un ‘hub’ europeo para atraer la atención sobre la isla cada verano. Nuestra meta es sentar unas bases para que a Ibiza lleguen visitas movidas por esa potente oferta cultural”, explica a FORBES España Sergio Sancho, fundador y director de la feria de arte contemporáneo Urvanity (UVNT) e impulsor de esta nueva cita. 

Como dice el manifiesto con el que nace CAN, esta cita busca apuntalarse en “el carácter receptor, asimilaror y anfitrión de movimientos sociales, artísticos y culturales” que tiene Ibiza para crear una novedosa feria de arte que fusione “la emoción y vivacidad de la escena artística contemporánea” con esa actitud desenfadada tan propia del estilo de vida mediterráneo.

Y en esa identidad propia de CAN tiene mucho que ver su comisario, Sasha Bogojev. “Sasha posee un lenguaje y una mirada que presta atención al tipo de artista que nos interesa, justo lo que queremos mostrar”, añade Sancho. Bogojev, croata afincado en Países Bajos, ha sido durante muchos años editor colaborador y corresponsal en Europa de la revista especializada Juxtapoz. Empezó a comisariar y co-comisariar exposiciones en galerías de todo el mundo en 2016, desde Hong Kong a Nueva York.

UNA AGENDA MARCADA POR EL VALOR AL ALZA

El foco de CAN está “única y exclusivamente en lo último del Arte Contemporáneo”: “Sólo hay una cosa más actual que el hoy: el ahora”, reza su manifiesto. Esta será la clave para la selección de los artistas que participarán en la cita del próximo mes de julio, una feria orientada a coleccionistas consolidados, comenta Sancho.

La participación en la feria se hace bajo invitación. “El comisario habla con los galeristas y se seleccionan los artistas para lograr que haya un diálogo entre todos en la feria”, apunta el director de UVNT. “Están viniendo galerías muy interesantes, que están dando mucho de qué hablar en el mercado internacional y con artistas muy potentes”, agrega, señalando que en muchos casos se trata de artistas que logran vender toda su obra en sus respectivas galerías. 

Sergio Sancho, director de UVNT. (Foto: Carlos Alba)

Aun es pronto para valorar cómo será la acogida de esta feria, pero el interés que ha despertado ya hace que Sancho casi paladee ese éxito que hará que CAN sea una cita fija en el calendario estival de la isla. “Si todo marcha bien lograremos una primera edición muy digna. Estamos muy contentos con la acogida que está teniendo, con interés que llega desde Tokio, Milán, Seul, Nueva York… Ven que es un proyecto serio, respaldado por un buen comisario”, explica. 

A su favor juega el hecho de que no hay casi citas del mundo del arte en verano y CAN —o la ‘Casa del Arte’, como ellos mismos lo llaman como guiño a la isla—, busca ser un punto de conexión de artistas, coleccionistas y galeristas muy especial: una feria de tarde que fomentará las reuniones y las citas gastronómicas. “Queremos mover a todo el que venga, crear un programa de coleccionistas. Que conozcan sitios a los que no llegarían si alguien no te lo recomienda. Queremos que CAN una arte y gastronomía y, al ser en verano, que se logre un ambiente relajado, divertido e idílico para hacer networking. El objetivo es lograr ser un conector entre distintos actores del sector”, subraya Sancho.

“En Ibiza no se ha hecho nada así y, por toda la tradición y cultura que tiene, pero sobre todo por la confluencia multicultural de cada verano, esta isla logra ser una marca propia”, afirma Sancho, que confía en que este proyecto ayude a desvincular un poco más la imagen de Ibiza como destino de ocio nocturno para devolverle ese espíritu más hippie que una vez dominó en el imaginario popular. “La isla tiene un alma propia que descubrir”.