Un diseño que sigue la tradición japonesa y la tecnología más puntera, así es el nuevo Mazda CX-60 e-SKYACTIV PHEV, el modelo más importante de la compañía en la última década, que llega a Europa para arrasar con su tecnología híbrida enchufable el mercado de los SUV.

Japón en estado puro

Dinámico y elegante, el nuevo modelo de Mazda se rige por el concepto japonés del Ma, que da valor a la sosegada y majestuosa belleza del espacio vacío, algo que —dicen desde la marca— «encaja a la perfección con la solidez de una arquitectura típicamente de SUV».

En el interior, el diseño juega con otros conceptos tradicionales nipones como el Kaichô, que implica mezclar distintos materiales y texturas para generar un punto de irregularidad, combinando madera de arce, el cuero napa, refinados tejidos japoneses y detalles cromados; y el Musubu, que es el arte anudar y conectar, que ha servido de inspiración para los detalles de las costuras del panel del salpicadero.

El Hacho, un concepto que explota la asimetría y la irregularidad intencionada, ha servido de inspiración para el tratamiento de las molduras en madera de arce; y las telas han sido cosidas mediante la técnica Kakenui, que produce costuras «colgantes» y deja espacios entre los tejidos de los guarnecidos, que permiten entrever el material que hay debajo.

Tecnología punta

Mazda quiere atender más que nunca las necesidades del conductor. Por ello ha creado un innovador sistema de personalización que reconoce al conductor y ajusta automáticamente el entorno en función de sus características físicas y sus preferencias a la hora de conducir como la posición del asiento y los retrovisores, entre otros.

El Mazda CX-60 e-SKYACTIV PHEV es el primero de una serie de modelos híbridos enchufables que la marca introducirá en Europa. Su motorización combina un motor de gasolina 2.5 l. Skyactiv-G de cuatro cilindros e inyección directa con un motor eléctrico de 100 kW, una batería de alta capacidad de 17,8 kWh y 355 V y una transmisión automática de ocho velocidades totalmente nueva.

La suma de un motor de gasolina y otro eléctrico (con una autonomía de 63km a menos de 100 km/h) hace posible un desarrollo de potencia total de 327 CV/241 kW y una poderosa entrega de par de hasta 500 Nm, lo que convierte al Mazda CX-60 PHEV en el modelo de producción en serie más potente de la historia de la compañía. El nuevo modelo de Mazda cuenta con una aceleración de 0 a 100 km/h en apenas 5,8 segundos.

La seguridad es lo primero

El Mazda CX-60 tiene un equipamiento de tecnologías de seguridad i-Activsense avanzadas de asistencia al conductor con las que la marca espera una calificación en seguridad de 5 estrellas Euro NCAP. Dentro de las prestaciones en este sentido, el coche tiene n monitor de visión 360° que mejora la visibilidad a través del vehículo durante la circulación a baja velocidad (See-Through View,); asistente de intersecciones (TAP); detección de peatones traseros (SBS-R); mantenimiento en carril de emergencia (ELK); asistente de velocidad inteligente (i-ACC) y función de ayuda al salir del habitáculo (BSM Vehicle Exit Warning).