El multimillonario ruso Alisher Usmanov ha sido sancionado por la Unión Europea este lunes en respuesta a la invasión de Rusia a Ucrania. Dos días después, una de sus preciadas posesiones -el yate Dilbar, de 156 metros de eslora, valorado en casi 600 millones de dólares- ha sido incautado por las autoridades alemanas en la ciudad norteña de Hamburgo, según ha conocido Forbes por tres fuentes del sector de los yates.

El barco ha estado en los astilleros de Hamburgo de la empresa alemana de construcción naval Blohm+Voss desde finales de octubre para un trabajo de reacondicionamiento, confirmando varias fuentes a Forbes que el gobierno alemán congeló los trabajos y los empleados de Blohm+Voss que habían estado trabajando en el yate no se presentaron a trabajar el miércoles.

Un portavoz de Lürssen, el constructor naval alemán propietario de Blohm+Voss, declinó hacer comentarios el jueves. «Todos los pedidos y proyectos del Grupo Lürssen y sus filiales se tratan de acuerdo con las leyes y reglamentos aplicables», dijo. Por su parte, representantes de Usmanov no respondieron a la petición de explicaciones.

Usmanov compró el Dilbar en 2016 por unos 600 millones de dólares a Lürssen, que lo construyó a medida para él durante 52 meses. La firma lo llama «uno de los yates más complejos y desafiantes jamás construidos, tanto en términos de dimensiones como de tecnología.»

Con 15.917 toneladas, es el mayor yate a motor del mundo por tonelaje bruto, y puede estar tripulado por 96 personas. El Dilbar cuenta con la mayor piscina jamás instalada en un yate, así como con dos helipuertos, una sauna, un salón de belleza y un gimnasio. Sus lujosos interiores cuentan con más de 1.000 sofás y puede albergar hasta 24 personas en 12 suites.

El yate forma parte de la fortuna multimillonaria de Usmanov, que cuenta con participaciones en el gigante del hierro y el acero Metalloinvest y en la empresa de electrónica de consumo Xiaomi, así como participaciones menores en telecomunicaciones, minería y medios de comunicación.

Usmanov, uno de los primeros inversores de Facebook junto con su colega multimillonario Yuri Milner, también posee amplios activos inmobiliarios en Occidente, desde dos fincas en el Reino Unido -Beechwood House en Londres y Sutton Place en Surrey, valoradas en un total de 280 millones de dólares- hasta casas de lujo en Múnich (Alemania), Lausana (Suiza), Mónaco y Cerdeña.

Usmanov vendió su participación del 30% del equipo del Arsenal F.C. en 2018 por casi 700 millones de dólares, pero hasta esta semana tenía vínculos con el fútbol a través de sus patrocinios de USM Holdings y MegaFon del Everton. El equipo de la Premier League dijo el miércoles que suspendía los acuerdos a la luz del ataque de Rusia a Ucrania. Usmanov no es el único multimillonario ruso con un megayate: Forbes y los expertos en valoración de yates VesselsValue rastrearon a 32 de ellos.

El martes, Usmanov comentó las sanciones impuestas por la Unión Europea en declaraciones a la Federación Internacional de Esgrima, donde también anunció que dejaba de ser presidente de la organización. «Creo que dicha decisión es injusta, y las razones empleadas para justificar las sanciones son un conjunto de acusaciones falsas y difamatorias que dañan mi honor, mi dignidad y mi reputación empresarial», dijo. «Utilizaré todos los medios legales para proteger mi honor y reputación».

Nace Nautik Magazine

Este contenido estará disponible desde el 15 de marzo en Nautik Magazine, el nuevo medio de comunicación de Forbes donde conocerás toda la actualidad de la Economía Azul. Mientras tanto, síguenos en TwitterFacebook e Instagram y léenos también en Forbes.es.