Messi, el próximo atleta billonario
Getty Images

La cadena MIM Hotels, propiedad de Leo Messi, sigue aumentando su nómina de establecimientos en España con la compra del Hotel Club Marítimo Sotogrande de la urbanización homónima en San Roque, Cádiz. Este hotel con más de un cuarto de siglo de historia cambia de manos y se une a los ya existentes en Sitges, Ibiza, Baqueira y la Costa Este de Mallorca. También se ha anunciado la próxima apertura de otro en Andorra.

La apertura del MIM Sotogrande está prevista para el mes de abril, un edificio reformado en 2006 con la decoración del interiorista Pascua Ortega, quien sacó provecho al encanto del entorno en que se encuentra. No en vano, el hotel está justo a la orilla del mar y con un embarcadero a apenas unos metros.

En total, cuenta con 45 habitaciones con un estilismo moderno al estilo loft y diferenciadas desde dobles sencillas a suites junior con unos precios que rondarán los 300 euros por noche. Además, está planeado que cuente con dos restaurantes de temáticas diferentes.

No obstante, el aterrizaje de Messi en la comarca gaditana del Campo de Gibraltar no ha estado exenta de polémica. El grupo Majestic, propietario del hotel, ha despedido a los 40 empleados de la plantilla que, hasta el momento, trabajaban allí. Esta decisión ha recibido críticas por parte de varios estamentos y desde el Ayuntamiento de San Roque, municipio al que pertenece Sotogrande, aseguran que intentarán que se reincorporen en la apertura.

Exitoso en el juego y en los negocios

Leo Messi es propietario desde 2017 de la cadena hotelera MIM Hotels, siglas de Majestic i Messi Hotels. No obstante, no es la primera incursión empresarial del futbolista que, al igual que excompañeros suyos como Gerard Piqué y Andrés Iniesta, también ha buscado extender su imperio fuera del fútbol.

El astro argentino, en este caso, tiene a su familia implicada en sus negocios, aunque no siempre con gran éxito. En junio de 2020 cerró la inmobiliaria El Rincón de Rosario, la cual estaba gestionada por Rodrigo, hermano del jugador, y que tuvo balances negativos durante años. Mismo final tuvo la tienda de zapatos de lujo que abrió su esposa, Antonella Rocuzzo. Aun así, otros proyectos como The Messi Store, una línea de ropa que lanzó Leo junto a Ginny Hilfiger, y que ha tenido bastante éxito en ventas.