La cifra de cajeros automáticos en servicio en España se ha reducido a números de hace 20 años, alcanzando los 48.081. Aun así, lejos de lo que pueda parecer, se usan más actualmente.

El final del confinamiento trajo un aumento del uso del dinero en efectivo en nuestro país, lo que fomentó las visitas a los cajeros y, por ende, la rentabilidad de los mismos. Según datos del Banco de España, se han producido un 20,2% más de operaciones. Detrás de esto está, en parte, la mayor cantidad de dinero ingresada por los españoles. Los datos del Banco de España reflejan una subida de ingresos del 20,9% entre enero y septiembre.

El Banco de España confirma la tendencia al alza de los últimos años. La retirada de dinero en efectivo de los cajeros ha recuperado niveles prepandémicos. Como ejemplo, entre junio y septiembre se retiraron 29.208 millones de euros de los cajeros españoles, datos cercanos a los registrados entre 2015 y 2019.

Estos datos resaltan, ya que son contrarios a las recomendaciones institucionales desde los inicios del covid, en los que se ha hecho hincapié en el uso de tecnologías que redujeran el contacto entre personas. Frente al traspaso de billetes en mano, se intentó apostar por pago con tarjeta, especialmente mediante contactless.

Otra de las explicaciones relacionadas con el aumento de transacciones en los cajeros se encuentra en el aumento del turismo en nuestro país. Los viajeros acostumbran a usar el efectivo para evitar las comisiones, de ahí que circulen más billetes.

El Banco Central Europeo se muestra con una idea clara de apoyo al tránsito de los billetes y del dinero en efectivo en general como alternativa de pago. Además, desde el BCE recuerdan que tanto la propia institución como los diferentes bancos centrales nacionales tienen que garantizar la correcta circulación de liquidez.