“Con Real Magic, Coca-Cola invita a celebrar y a reconocer la magia real de los momentos cotidianos, de los nuevos momentos de consumo. Surge de las lecciones aprendidas estos últimos meses: de convertir la rutina en algo extraordinario. Esta nueva filosofía bebe también de la realidad que está viviendo la propia Coca-Cola, atravesando un proceso de transformación con el que nos adaptamos al nuevo consumidor, y que incluye también una manera renovada de conectar con ellos”. Carolina Aransay es Directora de Marketing de Coca-Cola Iberia, marca que ya cuenta con una nueva plataforma global que es todo un leitmotiv. “Real Magic ya guía todo nuestro marketing y comunicaciones. Todos hemos vivido una experiencia cuyo impacto aún sentimos y la presión por recuperar el tiempo perdido puede ser abrumadora, especialmente en Navidad.”

Real Magic cuenta ya con su primera campaña navideña: La Navidad es Mágica cuando la compartimos. “Nuestras campañas de Navidad son fieles a una misma esencia: las historias. Si el año pasado un padre recorría el mundo para llegar al Polo Norte a entregar la carta de su hija a Papa Noel, este 2021 vemos a un niño capaz de movilizar a una comunidad entera por una buena causa: construir una chimenea para que su vecina pueda recibir su regalo. A lo largo de más de cien años, Coca-Cola se ha convertido en un icono de la Navidad con campañas como estas, con las que conecta con los valores de los consumidores. Queremos remarcar la importancia de rodearse de gente que te haga feliz, vivir en comunidad y celebrar con ellos. Ya sea alrededor de una mesa, o de forma virtual.”

«Muy probablemente, nuestro éxito se deba a que hemos estado cerca de la gente».

Precisamente la conexión con el nuevo consumidor es uno de los ingredientes en la nueva filosofía de Coca-Cola, una apuesta por enamorar a los jóvenes dentro de la revolución digital. De ahí su alianza con Twitch, plataforma de retransmisión de videojuegos en directo, con Estamos Solo a Una Coca-Cola de Distancia, uno de los acuerdos de mayor envergadura de la marca. “La campaña celebraba lo que tenemos en común como seres humanos alrededor de una Coca-Cola. Sabemos que las campañas que se basan en experiencias son las más eficientes, especialmente entre los jóvenes, los miembros de la Generación Z, usando sus propios códigos, pero sin perder nuestra esencia.”

Son tiempos en los que la cercanía todavía es virtual, de ahí el nuevo diseño y logo curvado, que adquiere tridimensionalidad frente a los tradicionales planos. De ahí también The Hug, el abrazo virtual de Coca-Cola: “El diseño se simplifica, pero también celebra la iconicidad de nuestro logo para abrazar la cultura, la humanidad y la autenticidad con el mismo espíritu de siempre”.

Virtual o no, el disfrute sigue siendo colectivo. “Todos tenemos grandes recuerdos de nuestra vida en los que había una Coca-Cola para compartir. Para mí Coca-Cola es eso. Una marca cercana. Recuerdo cuando mi padre nos llevaba a una amiga mía y a mí muchos fines de semana de excursión a montar en bici. Siempre nos llevábamos algo de picar y nunca faltaba la Coca-Cola. Muy probablemente, nuestro éxito se deba a que hemos estado cerca de la gente.” Si el periodismo bebe de las historias, cuáles mejores que las que brinda la magia cotidiana que celebra Coca-Cola.