Situado en Madrid, el Museo del Prado es el museo nacional de arte de España que se ha colado entre los diez mejor valorados del mundo –en octavo lugar–, según el proyecto de investigación realizado por Patricia Heijndijk, de la Universidad de los Países Bajos, y el profesor Cees B.M. van Riel, del Rotterdam School of Management – Erasmus University (RSM), que pone de manifiesto lo que pueden aprender las empresas de la gran reputación de los museos.

Es uno de los museos nacionales más antiguos, ya que abrió sus puertas en 1819, y alberga pinturas españolas de los siglos XI al XVIII, así como numerosas obras maestras de artistas extranjeros como Van Dyck y Rembrandt observadas por más de tres millones de visitantes al año.

Museo Nacional del Prado. Foto: Museo del Prado

En la actualidad, el museo cuenta con unos 8.200 cuadros en su colección, 7.600 pinturas, 4.800 grabados y 1.000 esculturas, además de un gran número de otras obras de arte y documentos históricos.

Al igual que muchos otros museos nacionales europeos, el Museo del Prado ha obtenido una alta valoración por su reputación en su país de origen, España, y por la calidad de su colección, con una puntuación del 83,1%.

Otro español entre los 18 mejor valorados del mundo

El Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía alcanza el 15º lugar en cuanto a su reputación general, con una puntuación del 78,2%, según se desprende del informe.

También ubicado en Madrid, es el museo nacional de arte del siglo XX de España, inaugurado oficialmente en 1986, por lo que es uno de los más jóvenes del ranking. Esto podría explicar su falta de familiaridad con la sociedad, ya que sólo un 25% de los participantes en el estudio lo conoce.

Con más de 3,5 millones de visitantes al año, el museo alberga una gran variedad de obras de arte, incluyendo colecciones de los dos mayores maestros españoles del siglo XX: Pablo Picasso y Salvador Dalí.

Aprender de los museos

Las mayores empresas del mundo invierten enormes sumas de tiempo y dinero en la gestión de su reputación. Y, sin embargo, cuando se mide, los museos de arte tienen una reputación manifiestamente mejor que incluso las empresas mejor consideradas del mundo.

Esta investigación llevada a cabo por Patricia Heijndijk y Cees B.M. van Riel para clasificar los principales museos del mundo en función de su reputación, demuestra que, a pesar de sus mejores esfuerzos, las organizaciones internacionales tienen mucho que aprender de cómo los museos cultivan una imagen pública positiva.

Adaptando el «RepTrak», una herramienta establecida que se utiliza para medir la reputación de las empresas más conocidas del mundo, realizamos entrevistas a más de 12.000 personas, tanto visitantes como no visitantes de los museos. Preguntamos sobre las propias galerías, las colecciones, su papel en la comunidad local y lo que hacían para educar e informar a la sociedad, entre otras cosas, y los resultados fueron contundentes.

Aunque el hecho de que el Louvre de Francia encabezara nuestra lista no sea una gran sorpresa dado su perfil, lo que sí fue notable fue que en una escala de 100, los museos obtuvieron una media de 15 puntos por encima de las empresas mejor clasificadas del mundo. Después de una carrera dedicada a medir la reputación en el mundo empresarial, puedo decir que se trata de una brecha significativa.

Otros resultados notables fueron los obtenidos por el museo Tate Modern de Reino Unido en cinco de las siete evaluaciones –unas pequeñas mejoras en áreas clave podrían hacer que subieran como la espuma en la clasificación general– y los resultados relativamente pobres de los Museos Vaticanos de Roma, uno de los más visitados del mundo. También es evidente que la imagen general del país o la ciudad en la que se encuentra un museo parece tener una gran influencia en su evaluación general.

Entonces, ¿qué pueden aprender las empresas de los museos? Hay muchos elementos, pero quizás el más importante es que los museos tienen una reputación estelar porque tienen estrategias orientadas a un propósito que se basa en la tradición de servir a sus clientes: el público. Aunque la autenticidad del propósito de un museo por sí sola mejora la percepción y la confianza del público, lo que ofrecen eleva a sus usuarios de una manera que las empresas pueden encontrar difícil de replicar.

Puede ser un reto igualar la forma en que un museo hace sentir a sus clientes, pero si se consigue, la recompensa puede ser considerable.

Clasificación de los 18 museos de arte más visitados entre los visitantes de diez países:

  1. Museo del Louvre (Paris, Francia)
  2. Museo Van Gogh (Ámsterdam, Países Bajos)
  3. Rijksmuseum o Museo Nacional de Ámsterdam (Ámsterdam, Países Bajos)
  4. State Hermitage o Museo del Hermitage (San Petersburgo, Rusia)
  5. Museo Británico (Londres, Reino Unido)
  6. Museo de Orsay (París, Francia)
  7. Los Museos Vaticanos (Ciudad del Vaticano, Italia)
  8. Museo del Prado (Madrid, España)
  9. National Gallery (Londres, Reino Unido)
  10. Museo Metropolitano de Arte (Nueva York, Estados Unidos)
  11. Galería Nacional de Arte (Washington D.C., Estados Unidos)
  12. Tate Modern o Galería Nacional de arte británico y arte moderno (Londres, Reino Unido)
  13. MoMa (Museum of Modern Art) o Museo de Arte Moderno (Nueva York, Estados Unidos)
  14. Museo Nacional de Arte Moderno (Paris, Francia)
  15. Reina Sofia (Madrid, España)
  16. Centro Nacional de Arte (Tokio, Japón)
  17. Museo de Shanghái (Shanghái, China)
  18. Centro Cultural Banco do Brasil (Río de Janeiro , Brasil)

Y sus puntuaciones de reputación…

Global Reputation Ranking Most Famous Art Museums (Source: ‘Why people love art museums’, 2017)