A lo largo de la historia, el champagne se ha consolidado como el vino espumoso predilecto de prácticamente todo el planeta para brindar en fechas señaladas y celebrar acontecimientos tan especiales como la Navidad, una de las numerosas ocasiones en las que se disfruta de la familia y los amigos alrededor de la mesa.

Por ello, os hemos preparado una cuidada selección de exclusivos champagnes para celebrar estas fechas navideñas.

El tres de la suerte

Como expresión distintiva de cada año, cada nuevo vintage de Moët & Chandon contribuye a ampliar la fabulosa herencia de la Maison: la colección Grand Vintage. El de 2013 es el 75º vintage desde que se fundó la Maison en 1743, y completa una sucesión de vintages acabados en «3» casi de forma ininterrumpida desde 1923 (a excepción de 1963).

Cada Grand Vintage es único y expresa la interpretación personal que tiene de ese año el Chef de Cave de Moet & Chandon. Producido a partir de uvas que, excepcionalmente, se vendimiaron en octubre, la madurez del Grand Vintage 2013 se hace inmediatamente patente por sus aromas otoñales y su energía y definición en paladar.

Inspirar al mundo

Dom Pérignon se fundamenta en un compromiso absoluto e inquebrantable: que cada añada transmita el testimonio de un solo año. La presencia de cualquiera de sus tres versiones en la mesa aporta un elemento fresco:

Plénitude 2 es la segunda vida de una añada Dom Pérignon, sublimada pacientemente y con rumbo hacia la eternidad. Tras cerca de 15 años de lenta transformación en las bodegas, Dom Pérignon expande su energía y se eleva a un paroxismo de vitalidad esencial y radiante, en su estado de Plénitude.

Dom Pérignon Vintage se elabora exclusivamente a partir de las mejores uvas de un único año. Tras un mínimo de ocho años de crianza en bodega, el vino alcanza el equilibrio perfecto que representa Dom Pérignon, su mayor promesa. Así es Dom Pérignon Vintage: la plenitud de la armonía.

Cuando Dom Pérignon elige ser rosado, es una radical declaración de libertad. Dom Pérignon Rosé capta el rojo de la pinot noir en su brillo original y cultiva su fuerza vital en un ensamblaje audaz y distinguido. Templado por una lenta y magistral transformación durante casi 12 años en la bodega, Dom Pérignon Rosé es indómito y carnal, tan claro como oscuro, magnético.

Frescura, elegancia y pureza

Para Laurent-Perrier la mezcla es el verdadero secreto de la calidad del champán. Por ello, la firma francesa es la única cuya Cuvée más prestigiosa y exigente, Grand Siècle, no es de añada sino numerada. Es una mezcla de tres añadas excepcionales para recrear el año perfecto.

Frescura, elegancia y pureza. Estas características están presentes en cada uno de los Laurent-Perrier Cuvées, gracias a que la Chardonnay es la variedad de una mayoritaria en todos los vinos de la firma, a excepción de la Cuvée Rosé y la Alexandra Rosé.

El toque de Yayoi Kusama

La Grande Dame se creó en 1972 como homenaje a Madame Clicquot por su búsqueda de calidad, innovación y espíritu de mujer empresaria. Es la máxima expresión del estilo de Veuve Clicquot; realza la frescura y mineralidad, gracias al maravilloso terruño de las uvas.

Para la edición del nuevo vintage de Veuve Clicquot, Yayoi Kusama adorna la caja y la botella de La Grande Dame 2012 con sus icónicos símbolos. La opulenta flor simboliza la vida, el amor y la paz. Los lunares, estampado por excelencia de la artista japonesa, se transforman en las burbujitas de champagne que conforman La Grande Dame 2012.

En nariz, notas iniciales de flores blancas, como el jazmín, madreselva y flor de vid, seguidas de matices afrutados de manzana, pera y melocotón. Algunas notas de almendra fresca y frangipane, completan el conjunto. En boca, el cuvée revela aromas más complejos: albaricoque deshidratado, avellana, miel y caramelo. Las sedosas texturas dan al vino su personalidad, elegancia y carácter. El envejecimiento ha impartido una particular profundidad y fuerza al vino.

Les Créations de 2008

Cada Krug Vintage está elaborado para celebrar el carácter distintivo de un año en particular. Con elegancia, intensidad y hermosa estructura, Krug 2008 revela la historia de un año equilibrado y fresco en Champagne, tan excelente que los miembros del Comité de Cata de la Maison decidieron apodar este Champagne como «Classic Beauty» (Belleza Clásica).

Fiel a la visión única del fundador de la Maison, Joseph Krug, y trazando una línea ininterrumpida que se extiende a lo largo de seis generaciones de la familia, Krug 2008 se presenta junto con Krug Grande Cuvée 164ème Édition, la expresión más generosa de Champagne, compuesta alrededor de la cosecha de 2008.

Maison Krug presenta estas dos creaciones en caja de madera de edición limitada –solo habrá 1.600 cajas disponibles en todo el mundo– bajo el nombre «Les Créations de 2008».

Aroma y frescura

La Maison Bollinger tiene claro que estas fiestas merecen ser celebradas por todo lo alto. Por eso, la firma apuesta por brindar con una de sus grandes joyas enológicas, R.D. 2007.

Esta referencia, resultados del savoir faire de Bollinger, destaca por el contraste entre su gran frescura y los excepcionales aromas de una crianza prolongada, lo que la convierte en el champagne perfecto para acompañar cualquier velada.

Compartir más que un regalo

Una botella de champagne Ruinart representa algo más que un regalo. Simboliza emoción, innovación y responsabilidad. Ensalza la importancia de compartir momentos y difundir mensajes positivos

El innovador second skin expresa un nuevo arte de regalar. Forma parte del enfoque eco-responsable que Ruinart aplicó en 2020, ahora disponible en formato magnum, afirmando el compromiso holístico de la Maison con el desarrollo sostenible.

Al prescindir de las cajas de regalo tradicionales, Ruinart innova, rompe y demuestra que el art de vivre a la francesa puede ser tan responsable como creativo.