Apuntarse al gimnasio, aprender inglés, cuidar la alimentación o cambiar de trabajo. Entre los típicos propósitos para estrenar el año, puede encontrarse el de buscar nuevos retos profesionales. Son muy diversos los aspectos que pueden incitar la búsqueda de un nuevo empleo: falta de motivación, sentirse poco valorado, el salario… Pero no es lo único que se debe tener en cuenta. Según el perfil y la profesión, la búsqueda puede ser más o menos exitosa.

«Nos vamos a enfrentar a un 2022 en el que el desempleo va a seguir bajando: de unos cuatro millones de desempleados que hay en la actualidad, vamos a pasar a unos 3,3-3,5 millones. Esto significa que se va a producir un retroceso importante de los niveles de desempleo, dando oportunidades laborales a muchísima gente, asegura Antonio López, director de Soluciones On Site de Adecco.

Para descubrir cuáles son las profesiones y los perfiles más demandados para el próximo año, hemos hablado con Infojobs, LinkedIn y Adecco, y todas ellas coinciden en que los sectores IT y sanitario serán de los que tendrán gran demanda de profesionales en 2022. Pero no los únicos.

La pandemia acelera las tendencias

Con la pandemia hemos aprendido que hay varios segmentos que se posicionan como imprescindibles para el futuro y otros que, gracias a la crisis, han emergido con profesiones que no existían en el pasado. ¿Cuáles serán los perfiles que tendrán éxito durante 2022?

Antonio López considera que todas las profesiones que tienen que ver con el sector sanitario, desde enfermeros y médicos, hasta las relacionadas con la atención de personas que tienen que tener cuidados adicionales, van a ver incrementados sus efectivos el próximo año.

El directivo también incluye entre los profesionales más demandados los perfiles IT, «ya que podrán darnos las herramientas necesarias para continuar con la tendencia que comenzó con la crisis: todos nos relacionamos mucho más con la tecnología».

Asimismo, subraya la emergencia de perfiles en el comercio electrónico. «Las compras online se han incrementado, lo que hace que se necesiten muchos más repartidores, más perfiles en el ámbito de la logística, preparadores de pedidos, carretilleros… Estos serán oficios con paro cero para los próximos tiempos».

Por último, recuerda la importancia de los profesionales de los sectores medioambiental y alimentario. «La España vaciada va a necesitar gente para el sector agropecuario. Y el sector alimentario, por cómo nos estamos comportando a la hora de consumir, va a hacer que las cadenas de aprovisionamiento en alimentación necesiten de más personal con perfiles parecidos a los comentados en el sector logístico: manipuladores y envasadores de línea; y mucho personal en el almacén logístico.

En la misma línea, Ángel Sáenz de Cenzano, director general de LinkedIn España y Portugal, cree que “sin duda, esta situación inédita –la pandemia– ha provocado un giro en la carrera de muchos profesionales, pero también ha generado una ola de nuevas oportunidades». Por ello, el directivo defiende que los nuevos puestos de trabajo en comercio electrónico, educación, sanidad, servicio de atención al cliente y tecnología «están muy solicitados”.

Por su parte, desde Infojobs subrayan igualmente que los sectores de informática y telecomunicaciones, educación y formación y comercial y ventas no tienen paro. «El perfil de desarrollador/a de software destaca debido al contexto de transformación digital de las empresas. A medida que las las compañías vayan incorporando la digitalización a sus modelos de negocio, es probable que observemos el surgimiento de nuevos puestos de trabajo dentro del campo de la información y las telecomunicaciones, como son los especialistas en big data, desarrolladores de aplicaciones de realidad virtual o ciberabogados».

Nuevos retos en el sector inmobiliario

El sector inmobiliario y, en consecuencia, el perfil de agente inmobiliario va a estar muy demandado el próximo ejercicio, según apuntan desde LinkedIn e Infojobs. ¿Por qué?

Ante los últimos acontecimientos provocados por el covid-19, como el confinamiento y el teletrabajo, muchas personas se han mudado de las ciudades a las afueras en busca de una mayor calidad de vida.

Mientras que el parque inmobiliario para comercios ha sufrido una gran incertidumbre debido al cierre de negocios, el residencial se ha visto incrementado en un 49% durante el 2020 en comparación con el año anterior, puesto que muchas personas han estado trabajando como empleados autónomos.

Existe un importante auge en la compra de edificios de obra nueva o de segunda mano, que registra sus mejores datos en más de una década. Para adaptarse a las exigencias del mercado, el perfil de agente inmobiliario/a va a seguir al alza el próximo año.

Además, cabe destacar que la pandemia ha hecho que muchas personas quieran cambiar o mejorar sus casas, promoviendo una fuerte actividad de profesionales como carpinteros, fontaneros, electricistas y albañiles.

Sector primario y secundario

En opinión de López, «lo que es seguro es que nos vamos a encontrar con déficits de perfiles en algunas profesiones». Pero, ¿en cuáles?

Los estudiantes se forman en carreras del sector sanitario o tecnológicas. Sin embargo, existen formaciones profesionales que han pasado a un segundo plano y no tienen tanta oferta de perfiles a disposición de las empresas. «Las compañías que necesiten torneros, soldadores, fresadores, caldereros, profesionales que manejen punzonadoras o centros de mecanizado van a tener un problema para encontrar perfiles cualificados. Hay más demanda de oferta», apostilla López.

El ejecutivo explica que la población no quiere formarse para este tipo de trabajos «porque hay una tendencia muy fuerte a especializarse en el sector servicios y abandonar los sectores agrario e industrial». E insiste: «hay una sobreexposición de gente que se quiere graduar y hay un abandono de las formaciones profesionales, algo que a este país le ha dado muchísima ventaja a nivel industrial y a nivel agrario».