La casa de moda Balenciaga da rienda suelta a su lista de primeras veces con una exhibición de prendas creadas para ser recordabas. Lo hace en China, el país en el que aterriza por vez primera, para presentar 30 looks de la 50th Couture Collection, creados con motivo del retorno de la firma española a la alta costura.

El TANK Shangai, el museo elegido para esta exposición, adapta sus espacios para la ocasión. Sus rincones han sido evolucionados en un salón de alta costura, con sala de exposiciones, un gran salón y una sala de banquetes para un programa de cinco días de visitas, accesorios, recorridos y actuaciones.

Sin abandonar la novedad, para Demna Gvasalia, el diseñador de la firma, también será su primer trabajo de alta costura dentro de la Maison. «Como China tampoco puede viajar a Europa, sentí que era nuestro deber llevar Balenciaga 50th Couture Colección allí. Me enorgullece compartir con China este momento tan importante que celebra la cultura, la artesanía y el legado de Balenciaga en una exposición que presenta mi primera colección de alta costura», ha confirmado el director creativo.

El TANK Shangai, encargado de recoger la muestra de alta costura de Balenciaga.

La casa de lujo del grupo Kering presenta 19 looks en maniquíes invisibles, que parecen flotar alrededor de una amplia sala de exhibición circular. Además, uno de ellos es un modelo creado exclusivamente para el evento; y 11 total looks más de la colección se encuentran en un vestidor construido a medida a lo largo de la orilla del río Huangpu. 

Las salas corresponden a la ceremonia de la alta costura tradicional: un salón para que los clientes y su séquito vean las piezas, un podio tapiado para tomar las medidas de un cliente y un vestuario privado. El ambiente se basa en los tropos estéticos del salón y atelier histórico de alta costura, recientemente restaurado de Balenciaga, en la 10 Avenue George V. 

El CEO de Balenciaga, Cédric Charbit, asegura que esta exhibición se trata de «una exclusiva mundial donde por primera vez nuestra colección Couture se presenta fuera de París para celebrar el regreso de Balenciaga a la alta costura», que, a su vez, supone un honor poder compartir el legado de la casa y la visión creativa de Demna con la audiencia sofisticada, que tiene la mayor comprensión del lujo y la artesanía. «En Balenciaga somos uno. Nuestros equipos central y chino trabajaron juntos a la perfección para dar vida a este evento sin la posibilidad de viajar», concluye.