¿Existen los hombres de Estado con estilo?

Cuando hablamos de hombres de estado con estilo nos estamos refiriendo a personajes cuya especial vestimenta o su particular sesgo estético merece la pena destacar. En algunos casos, por desgracia, se hace evidente que cuanto más extremos son en su actitud… más estilosos parecen ser.

BARACK OBAMA
Presidente de EE UU de 2009 a 2017

Apodado ‘Barry’, tiene actualmente 55 años. Qué decir sobre su forma de vestir que no se haya dicho ya. Proclamado como el presidente americano con más estilo desde John Kennedy, también está catalogado como uno de los hombres más elegantes del planeta. Silueta perfecta, actitud irreprochable, representa el punto de equilibrio ideal entre elegancia y relajación.

¿Existen los hombres de Estado con estilo?

EVO MORALES
Presidente de Bolivia desde 2006

La particular forma de vestir del presidente sudamericano se salta cualquier protocolo, venga de donde venga. Su sueter de alpaca, camisa de manga corta o deportivas, son signos inequívocos de unas raíces ligadas a la pobreza que en ningún momento él trata de disimular. Últimamente también ha comenzado a usar elegantes chaquetas.

¿Existen los hombres de Estado con estilo?

MOBUTU SESE SEKO (1930-1997)
Presidente de Zaire de 1965 a 1997

Apodado ‘el leopardo de Kinshasa’. Más allá de los excesos y arriesgados estilismos en el vestir, quizás su distinción más simbólica (y a la vez más sobria) eran las pieles de animales, sobre todo de leopardo, animal sagrado en su país y, según la tradición bantú, atributo de reyes que en forma de gorro se lucía en la cabeza a modo de corona.

¿Existen los hombres de Estado con estilo?

VLADIMIR PUTIN
Presidente Federación Rusa desde 2000

Podría pasar por el macho alfa del planeta, o al menos, eso parece intentar. En grandes líneas, se le reconoce una enorme capacidad de liderazgo, gran poder de seducción y una buena forma física que le aportan seguridad y autocontrol. Visto de esta manera se entiende que algunas malas lenguas la comparen incluso con el actor Daniel Craig. Puro rigor siberiano.

¿Existen los hombres de Estado con estilo?


RONALD REAGAN (1911-2004)
Presidente de EE UU de 1981 a 1989

No sería hacerle suficiente justicia si solo lo recordásemos por la imagen de gran cowboy de ficción que fue. Solo él podría asumir el protagonismo como alto hombre de Estado, aun sabiendo que aceptaba un papel verdaderamente arriesgado. Todo el mundo recuerda la imagen del presidente junto a su inseparable Nancy. Cualquier traje le sentaba bien.

¿Existen los hombres de Estado con estilo?

FIDEL CASTRO (1926-2016)
Presidente de Cuba de 1976 a 2008

’El comandante’ forjó un estilo difícil de olvidar, una forma de vestir que revolucionó el mundo de la moda, desde los almacenes de ropa militar hasta las casas especializadas más emblemáticas. El color kaki oscuro, su especial forma de llevar la boina o esa perenne gorra del ejército cubano… Incluso la desaliñada barba. Todas están ligadas a su figura.

¿Existen los hombres de Estado con estilo?

NELSON MANDELA (1918-2013)
Presidente de Sudáfrica de 1994 a 1999

Apodado ‘Madiba’, su marca de fábrica era la ‘camisa Madiba’, realizada a partir de un batik de origen indonesio (patrimonio cultural del país) que Mandela supo adaptar con brillantez, manejando a la perfección el arte de vestirla y llegando a distinguirse por una amplia y fabulosa colección de estampados.

¿Existen los hombres de Estado con estilo?

KIM JONG-IL (1942-2011)
Dirigente de Corea del Norte de 1994 a 2011

Si la expresión ‘menos es más’ no existiera, debería inventarse para él… Incluso ‘menos es mucho más’. Se le adaptaría bastante mejor. Realmente necesitaba muy poco para impresionar: una chaqueta color kaki del ejército, siempre la misma, con dos bolsillos en el pecho y abotonada hasta el cuello, más sus eternas gafas de cristal oscuro. Una terrible y fría simplicidad.

[td_smart_list_end]