Durante los días 6 y 7 de noviembre, la casa de subastas estadounidense Julien´s pondrá en subasta más de 800 artículos que pertenecieron a la cantante Amy Winehouse, incluido el vestido de su última actuación en Belgrado, Serbia. Este corto, verde y negro, diseñado por Naomi Parry, se podría llegar a subastar por entre 15.000 y 20.000 euros. Todo fue expuesto el lunes y se espera que obtengan más de dos millones de euros en total.

Entre la amplia lista de productos que se someterán a subasta, encontramos desde libros dedicados a Amy Winehouse por parte de su madre hasta peluches que pertenecieron a la propia cantante, pasando por una gran cantidad de prendas de ropa como los vestidos que portaba en sus conciertos.

Winehouse dejó millones de fans por todo el mundo, que continuarán manteniendo vivo su legado. Esta ha sido una de las razones por la que los padres han decidido subastar sus objetos personales, para que puedan hacerse hueco en algún museo o algún coleccionista se haga con ellos. Además, el dinero que reciban irá destinado a la Fundación Amy Winehouse, que apoya a los adultos vulnerables que se enfrentan a la adicción. El director ejecutivo de la casa de subastas, Martin Nolan, ha indicado que «es muy difícil cuando tienes que hacer una subasta cuando estás trabajando con los padres de su hijo fallecido«.

Hace 10 años, fallecía la cantante a causa de una sobredosis a los 27 años. Muchos jóvenes se veían reflejados en la cantante, ya que pasaban por situaciones similares a la suya, ya que ella lo daba a conocer su adicción al alcohol y a las drogas con total naturalidad.

Un gran talento desde pequeña

En 2003 lanzó su primer disco, Frank, que se posicionó en primera posición en las listas de Reino Unido. Dos años después, publicó Back to Black, el cual también se ubicó en el número de las listas de música británicas durante dos semanas consecutivas. El primer sencillo lanzado fue Rehab, una canción autobiográfica en la que ella hablaba acerca de su ingreso a una clínica de rehabilitación, después de lidiar con la adicción a las drogas y al alcohol. La canción le valió 4 premios Grammy, incluidas las categorías de Canción del Año y Mejor Artista Femenina.