Nueve cosas que un mal jefe enseña sobre el buen liderazgo

Mucho se ha escrito y hablado sobre qué hace malos a los malos jefes, las señales para identificarlos y cómo evitar acabar trabajando para uno de ellos. Pero, y entonces, ¿qué? ¿Te vas? ¿A dónde? No todo el mundo puede permitirse ir saltando alegremente de compañía en compañía hasta encontrar al líder perfecto. Como creemos firmemente que lo único que uno puede cambiar en el mundo en su punto de vista, te ofrecemos en esta fotogalería nueve lecciones sobre el buen liderazgo que, irónicamente, un mal jefe puede enseñarte.

Nueve cosas que un mal jefe enseña sobre el buen liderazgo

1. Ante todo, respeto mutuo
“Para dirigirte a ti mismo, usa la cabeza. Para dirigir a los demás, usa el corazón”. No lo decimos nosotros, lo dijo Eleanor Roosevelt. Si tu jefe se dedica a ridiculizar al resto en las reuniones, criticar el esfuerzo ajeno y tratar a sus empleados sin ningún tacto, jamás será capaz de retener el talento ni de ganarse la admiración de quienes trabajan para él. Y ello no tardará en reflejarse en los resultados de la empresa.

Nueve cosas que un mal jefe enseña sobre el buen liderazgo

2. La comunicación es una calle de dos sentidos
“El día en que tus soldados dejen de acudir a ti para contarte sus problemas será el día en que hayas dejado de liderarlos, ya que o bien habrán perdido la confianza en que puedes ayudarlos, o bien que creerán que no te importan. En cualquiera de los dos casos, es un fallo del liderazgo”, dijo Colin Powell. Un jefe que da órdenes y habla constantemente pero es incapaz de escuchar jamás será un buen líder.

Nueve cosas que un mal jefe enseña sobre el buen liderazgo

3. Paga bien y de forma equitativa a tus empleados
Nos guste o no, el salario mide el valor que un trabajador tiene para la empresa. Es difícil mantener la lealtad y los mejores resultados de personas a las que se paga mal, o a quienes se les paga menos que a otras que hacen el mismo trabajo. “Ser jefe es hacer las cosas correctamente; ser líder es hacer las cosas correctas”, dijo Peter F. Drucker.

Nueve cosas que un mal jefe enseña sobre el buen liderazgo

4. Contrata a personas con talento, comparte con ellas su visión y después deja que vuelen
“No le digas a la gente cómo hacer las cosas; diles lo que tienen que hacer y deja que te sorprendan con sus resultados”. Son palabras de General George Patton, aunque también nos valdrían las de Steve Jobs: “contrata siempre a personas que sean más inteligentes que tú”. Un mal jefe se siente acobardado o intimidado por las competencias de sus trabajadores; un líder tiene claro que no lo es por ser el más listo de la clase, sino por su capacidad de orientar al resto hacia resultados extraordinarios.

Nueve cosas que un mal jefe enseña sobre el buen liderazgo

5. Atribúyete más las culpas que los éxitos

Nueve cosas que un mal jefe enseña sobre el buen liderazgo

6. Evita los favoritismos
Un jefe es también un ser humano, por lo que es inevitable que algunos empleados le caigan mejor o sean más afines a él en lo personal. Sin embargo, los favoritismos siempre minan el buen ambiente de una empresa e, invariablemente, terminan incidiendo negativamente en sus resultados. “Si quieres construir un barco no pongas a los hombres a cortar madera, dividiendo el trabajo y dando órdenes. En cambio, enséñales a enfrentarse al mar infinito”, dijo Antoine de Saint-Exupery.

Nueve cosas que un mal jefe enseña sobre el buen liderazgo

7. Mantén las distancias
Y no, no hablamos de que seas frío como un témpano de hielo. Pero es importante mantener siempre una línea que tus empleados no pueden cruzar. “Un líder debe ser lo suficientemente cercano para que los demás se sientan identificados con él, pero lo suficientemente distante para continuar motivándolos”, dijo John C. Maxwell.

Nueve cosas que un mal jefe enseña sobre el buen liderazgo

8. Predica con el ejemplo
No hace falta decir que las acciones siempre hablan más alto que las palabras. “No es que el ejemplo sea una factor importante a la hora de influenciar a otros. Es que es el único factor”, dijo Albert Schweitzer.

Nueve cosas que un mal jefe enseña sobre el buen liderazgo

9. Confía en tu gente
Y es que la confianza que deposites en tus empleados regresará a ti. “Hay una gran diferencia entre ser un líder y ser un jefe. Los dos están basados en la autoridad. Pero mientras el jefe ejerce su autoridad a través de la obediencia ciega, un líder lo hace por medio de la comprensión y la confianza”, dijo Klaus Balkenhol.

[td_smart_list_end]