Sentirse bien con uno mismo, no solo a nivel interno, sino también en el aspecto físico, es algo cada vez más relevante en la sociedad en la que vivimos. Así lo confirma un estudio de la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME): desde 2016, el número de personas que se someten a tratamientos médico-estéticos ha aumentado un 5,4%. De hecho, el 35,9% de la población española es usuaria de este tipo de medicina, una industria que tiene una facturación anual de 2,9 millones de euros. Y en los últimos tres años, el número de centros autorizados por el Ministerio de Sanidad para ejercer la medicina estética ha crecido un 30%.

El pasado 6 de septiembre se celebró el Día Internacional de la Medicina Estética, una industria que está cada vez más focalizada en la innovación. Para analizar las tendencias del sector, en FORBES hemos hablado con Carolina Martín, General Manager de Allergan Aesthetics, an AbbVie company, en España y Portugal, firma especializada en el desarrollo y comercialización de tratamientos y productos de medicina estética, que se muestra convencida de que el futuro del sector estará marcado de forma inevitable por la calidad, la confianza y el rigor científico. Contando siempre con tratamientos que se ajusten a las necesidades de los pacientes.

¿Cómo ha evolucionado el perfil del paciente que se somete a tratamientos de medicina estética?

Carolina Martín: El perfil del paciente ha cambiado bastante en los últimos años.  Por un lado, destaca el hecho de que la edad media de los pacientes que acuden a la medicina estética ha ido bajando. Así lo indica el último estudio de la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME), que muestra que el punto de inicio actualmente se encuentra en torno a los 26 años, una edad bastante temprana y cada vez más vinculada al uso de las redes sociales y a las tendencias en otros países. También destaca que cada vez más hombres deciden optar por un tratamiento médico-estético. Si bien, el porcentaje todavía está lejos de alcanzar al de las mujeres, actualmente dos de cada diez hombres se realizan algún tipo de tratamiento, y es algo creciente. En general, los pacientes buscan una medicina estética de calidad más preventiva o de embellecimiento, que centrada en el antienvejecimiento. Pero también buscan un buen profesional que le ayude a alcanzar, con resultados naturales, la mejor versión de sí mismos. 

El sector ha cambiado, ¿cuáles han sido los factores que lo han acelerado?

CM: El sector de la medicina estética ha tenido un crecimiento constante en los últimos años.  El índice de penetración de la medicina estética se encuentra en el 35,9% de la población, es decir, cuatro de cada diez españoles mayores de 26 años acuden a ella, esto son cinco puntos más respecto de los datos de 2016, lo que muestra una clara aceleración de la demanda. También sabemos que gran parte de ellos lo hacen buscando tratamientos faciales, casi el 57%, cinco puntos más que en 2016. Este aumento de la demanda junto con la entrada de un paciente más joven en los tratamientos de medicina estética se debe a dos factores principales que lo han acelerado. El primero de ellos es la pandemia de Covid-19 que nos ha llevado a pasar más tiempo delante de la cámara y el segundo es la popularidad de las redes sociales muy centradas en la imagen. 

¿Cómo han incidido la pandemia y el confinamiento?

CM: La medicina estética ya era un área que tenía un crecimiento importante como parte también de la cultura del bienestar actual, cada vez vivimos más tiempo y queremos que nuestra imagen refleje cómo nos sentimos, pero sin duda, se ha acelerado con los acontecimientos ocurridos estos dos últimos años. Desde Allergan Aesthetics hemos realizado el estudio ‘Belleza y Confinamiento’, el cual muestra un aumento de la preocupación por la estética corporal y facial. De hecho, el 37% de quienes respondieron decían que su cuerpo estaba peor que antes y un 70% reconocía que había aumentado de peso. El tiempo en casa nos llevó a hábitos de alimentación menos saludables y el teletrabajo, y el auge de las videoconferencias, ha hecho que estuviéramos más expuestos y nos miráramos más, lo que nos ha provocado que nos preocupemos más por la calidad de nuestra piel, entre otros aspectos.  Además, el uso de la mascarilla nos ha llevado a poner más atención en la mirada: el 58% de los encuestados reconocía que veía su mirada más cansada o que se podían mejorar las líneas de expresión. Esta tendencia también se ha visto reflejada en las búsquedas realizadas por los usuarios en Google, donde se ha notado un aumento en esta temática y la consolidación de algunas tendencias de belleza. 

¿Qué valores buscan los pacientes?

CM: El paciente busca en su visita a la consulta, contar con un médico que pueda realizar un diagnóstico completo, que entienda cuáles son sus necesidades y que le ofrezca un resultado natural y personalizado. Desde Allergan Aesthetics defendemos que el canon de belleza actual es que no existe canon. La sociedad vive su belleza de una forma personal y muy diversa, por ese motivo, los parámetros que se asignaban hace años a la belleza ahora están completamente desfasados, siendo la belleza algo único y personal ligado a cada individuo.

En esta ecuación es imprescindible un profesional que pueda asesorarte de forma personalizada. Por eso, en Allergan Aesthetics, promovemos el desarrollo de una relación de confianza entre médico y paciente. Y lo hacemos poniendo en el mercado productos innovadores, creados con el mayor rigor científico, que garanticen los resultados naturales que buscan los pacientes; así como apostando por la formación y acompañando al médico en su desarrollo profesional para que pueda ofrecer a sus pacientes la mejor experiencia posible. Así construimos lo que creemos que tiene que ser la medicina estética del futuro, basada en la calidad y teniendo al paciente siempre en el centro.

«En este momento el canon de belleza es que no hay canon, la belleza es muy individual y lo que se busca es conseguir esa mejor versión de cada uno».

¿Qué opina de la corriente que considera que la medicina estética es una frivolidad?

CM: En respuesta a esta pregunta me gustaría subrayar un dato que se ha dado a conocer en un estudio científico desarrollado por el Departamento de Dermatología de la Universidad de California y publicado en la revista científica Aesthetic Surgery Journal. Este estudio destaca cómo la medicina estética puede tener un impacto importante en la mejora del estado emocional de los pacientes, y demuestra el efecto que tiene en el refuerzo de la autoestima y la confianza. Todo esto está perfectamente alineado con la misión de nuestra compañía, y con nuestra campaña The Power of Confidence (‘El Poder de la Confianza’). Ahí es donde nosotros vemos su valor: la medicina estética ayuda a desarrollar esa confianza, a sentirse mejor con uno mismo, a caminar juntos hacia una sociedad que derribe las barreras y donde cada uno pueda buscar su propia belleza individual, consiguiendo su mejor versión.

¿Cómo han influido las redes sociales en este tipo de tratamientos? 

CM: Desde mi punto de vista las redes sociales han tenido un doble impacto. Por un lado, han acercado la medicina estética a la población general derribando algunos de los mitos y barreras que existían normalizando la búsqueda de los beneficios asociados a estos tratamientos. Pero también ha aumentado el foco en la imagen. Y en algunos casos con una visión distorsionada de la realidad. Últimamente vemos cómo los pacientes acuden a la consulta en ocasiones con una idea prefijada o un filtro que han visto en redes sociales y quieren un resultado cercano a este. El problema es que eso lleva a tener objetivos en muchos casos no alcanzables y que se alejan de la idea de belleza natural e individualizada que comentábamos. Por eso, es fundamental encontrar el asesoramiento óptimo y un profesional capaz de ofrecer un resultado acorde a las necesidades del paciente, no solo basándose en una tendencia o en una imagen. En este sentido, los médicos estéticos tienen una labor muy importante de acompañamiento y educación de los pacientes. Y desde Allergan Aesthetics intentamos colaborar para generar esa confianza en torno a la medicina estética.

Formación, profesionalidad, intrusismo… ¿cómo abordais las dudas de los pacientes?

CM: Allergan Aesthetics camina de la mano siempre de los profesionales médicos, de la Sociedad Española de Medicina Estética y de otras sociedades científicas. La formación es uno de los pilares que nos diferencia y que forma parte de nuestra misión. Para tener resultados satisfactorios es fundamental ponerse en manos de un buen profesional, que use productos avalados científicamente y esté bien formado. Ejemplo de ello es que, en 2020, dentro de nuestro programa de educación médica, llamado Allergan Medical Institute, se formaron más de 160 mil médicos en 143 programas formativos distintos. Ofrecemos una formación muy personalizada y adaptada a las necesidades formativas del médico desde contenidos online hasta la práctica hands on con los pacientes que les permita afrontar todo tipo de tratamientos. Y más recientemente también a través de nuestro programa Acelera con acceso a contenidos que les permitan desarrollar otras áreas como la comunicación medico paciente a través de los distintos canales. Es un sector en constante evolución, esto es clave.

«Ofrecemos una formación muy personalizada al médico, desde contenidos online hasta la práctica ‘hands on’ con los pacientes para obtener unos resultados adecuados».

¿En qué consiste la propuesta de valor de Allergan Aesthetics? ¿Cómo os diferenciais en el mercado español?

CM: Para nosotros, la confianza de los médicos y de los pacientes es lo más valioso que tenemos. Tenemos el objetivo claro de liderar y hacer avanzar el mercado de medicina estética; Y gracias a todo el trabajo realizado ocupamos la primera posición desde hace bastante tiempo en prácticamente todos los países en los que tenemos presencia. Nos centramos en crear productos enfocados en necesidades no cubiertas, adaptándonos a las nuevas tendencias y necesidades de los pacientes, siempre desde un trato personal a los profesionales, entendiendo cómo ayudarles en su camino. Cada área de nuestra compañía está comprometida con nuestra misión, y con el desarrollo de la confianza. Contamos con una experiencia de más de 30 años en el mercado estético, pero seguimos con la misma pasión e ilusión que el primer día por mejorar en todo lo que hacemos, no solo con grandes productos y tratamientos, sino con servicios y soluciones para los profesionales que les ayuden a tener una mejor experiencia en su día a día. 

¿Qué experiencia queréis ofrecer a los pacientes en España?

CM: Los pacientes están en el centro de todo lo que hacemos en Allergan Aesthetics. Aparte de los productos y tecnologías innovadoras que desarrollamos también queremos ser una fuente de información fiable y contrastada, donde los pacientes pueden acceder para resolver sus dudas. Desde el año 2014 hemos puesto en el mercado una cartera de más de 10 productos y seguimos invirtiendo en investigación y desarrollo para completarla. Tenemos un amplio porfolio de tratamientos faciales enfocados en el cuidado de la calidad de la piel y cada uno de los productos que lanzamos al mercado busca ser número uno en su categoría, algo que conlleva años de investigación. Un ejemplo reciente es el lanzamiento que realizamos en criolipólisis médica, una técnica para el tratamiento de la grasa localizada. Este nuevo producto ha salido al mercado tras una década de investigación recogiendo opiniones de profesionales médicos y pacientes, algo que certifica la apuesta decidida de nuestra compañía por la vanguardia y la innovación. 

¿Cómo será el futuro para Allergan Aesthetics?

CM: Nuestro futuro estará marcado por un compromiso absoluto con la medicina estética, desarrollando nuestra actividad con una apuesta clara por la ciencia, innovación, diversidad y seguridad. Vendrán nuevos tratamientos, pero el valor fundamental que aportamos es seguir escuchando muy de cerca a pacientes y médicos para cubrir sus nuevas necesidades. Queremos seguir consolidando el sector de la medicina estética, desde la confianza y la calidad. Y aportar toda nuestra experiencia para asegurar que la medicina estética se confirma como un pilar del autocuidado de las personas. 

Medicina estética, en cifras

  • El 35,9% de la población española es usuaria de medicina estética.
  • La industria tiene una facturación anual de 2,9 millones de euros. 
  • Los centros autorizados para ejercer la medicina estética han crecido un 30%.
  • Dos de cada diez hombres ya se realizan algún tipo de tratamiento médico-estético.
  • El 57% de los pacientes busca tratamientos faciales, cinco puntos más que en 2016.   

Tratamientos médico estéticos más habituales por edad

  • Pacientes menores de 26 años: ácido hialurónico en los labios y otros tratamientos faciales.
  • Pacientes de 28-32 años: tratamientos faciales, corporales y capilares. 
  • Pacientes de 35-39 años: tratamientos de prevención antiaging

*Esta entrevista es un publirreportaje en colaboración con Allergan Aesthetics.  ES-ABBV-211442.