¿Cómo son las personas genuinas?

¿Cómo son las personas genuinas?

No tratan de gustar a los demás. Ellos saben cómo son, saben que no pueden gustarle a todo el mundo y no se preocupan por ello. Están dispuestos a tomar decisiones impopulares si creen que es lo correcto. Además, saben que cuando hablan de una forma amigable y concisa las personas están mucho más atentas en lo que tienen que decir que si tratan de llamar la atención. En definitiva, no tienen nada que demostrar y son naturales y esa actitud es la que atrae a los demás.

¿Cómo son las personas genuinas?

No se entretienen en prejuzgar a las personas. Tienen la mente abierta y eso les convierte en accesibles e interesantes a ojos de los demás, porque nadie quiere hablar con alguien que sabe que no va a atender a razones porque ya tiene una idea preconcebida en su mente. Esto ayuda a tener la mente abierta a nuevas ideas, lo cual es crucial a la hora de trabajar. Precisamente no prejuzgar es el primer paso para poder empatizar y saber ponerse en el lugar de los demás.

¿Cómo son las personas genuinas?

Siguen su propio camino. No caminan al ritmo que les dictan los demás, hacen lo que ellos realmente quieren. Tienen claras sus metas y no se dejan llevar por los principios y valores de otros, tienen los suyos propio y son fieles a ellos. Saben quiénes son y no pretenden ser otra cosa, sino ser mejores. La opinión de los demás es lo último que les preocupa. Su preocupación es estar en paz consigo mismos.

¿Cómo son las personas genuinas?

Son generosos. Hay personas a las que les cuesta compartir conocimiento, es como si vivieran constantemente con miedo de que alguien eclipsara su talento. Las personas genuinas son todo lo contrario, son generosos por naturaleza. Son personas de equipo y no buscan que a nadie le vaya mal. Están lo suficientemente seguros de lo buenos que son como para no tener que preocuparse de su éxito.

¿Cómo son las personas genuinas?

Tratan a todo el mundo con respeto. Sean clientes de peso o trabajadores subordinados a su poder, las personas genuinas trata a todo el mundo con educación y respeto. Entienden que da igual lo bien que hagamos las cosas si tratamos a los demás irrespetuosamente y que no son mejores que nadie como para tratarlo mal.

¿Cómo son las personas genuinas?

Se puede confiar en ellos. La gente genuina dice las cosas siendo consciente de ellas, por lo que es difícil que si prometen guardar un secreto o concertar una cita no lo hagan. Por esta razón la gente confía en ellos, porque saben que dicen las cosas con todas las de la ley.

¿Cómo son las personas genuinas?

Tienen las espaldas anchas. Es decir, no toman en cuenta las críticas a menos que sean constructivas. Y si son destructivas, hacen como que no las han oído y no pierden tiempo en sentirse insultados siquiera. Están lo suficientemente seguros de sí mismos como para aceptar sus fallos y ser conscientes de los que no poseen.

¿Cómo son las personas genuinas?

Su ego no es lo más importante. Las personas genuinas no toman decisiones basadas en su ego, ya que no necesitan la admiración de los demás para sentirse bien con ellos mismos. Tampoco buscan la admiración constante de los demás. Hacen las cosas cuando deben y no invitan a los demás a contemplarlos mientras tanto.

¿Cómo son las personas genuinas?

No son hipócritas. Si dicen algo, es porque lo creen y lo hacen de esa forma. Las personas genuinas predican con el ejemplo y no se dejan llevar por lecciones de falsa moralidad. Saben reconocer sus errores y tienen suficiente con fijarse en sus propios problemas como para andar juzgando a los demás.

¿Cómo son las personas genuinas?

No se jactan de sus logros. Pueden anunciar que han conseguido algo por la felicidad que les supone, pero no se pasarán un mes comentando lo mucho que les costó y lo orgullosos que están. Las personas genuinas no necesitan presumir para estar satisfechos con lo que hacen.

[td_smart_list_end]