Cuando viajar se convirtió en una profesión

Cuando viajar se convirtió en una profesión

“Dejar mi trabajo = felicidad pura”. Al principio todo era tranquilidad y alegría. Quedaba lejos el día de volver. Los primeros meses viajó por el sudeste de Asia, luego Japón y Australia y más tarde cruzó el pacífico hasta Chile. A partir de ahí, se recorrió Sur y Centro América en autobús hasta México, donde cogió un vuelo a Nueva York y de ahí, de nuevo, a Alemania. Un total de 14 meses.

Cuando viajar se convirtió en una profesión

Retomó su antiguo trabajo en la misma empresa que había dejado en 2008. “Fue entonces cuando me di cuenta de que esos 14 meses no fueron unas vacaciones, fueron lo que mi vida iba a ser”, dice Sabrina. Toda su perspectiva había cambiado y trabajar en una oficina de nueve a cinco le parecía una enorme pérdida de tiempo.

Cuando viajar se convirtió en una profesión

Su regreso a su vida normal no duró mucho. Después de exactamente tres meses dejó de nuevo su trabajo y estaba sentada en un avión con destino a Israel, Jordania, Egipto, Turquía, Grecia, India y Japón. “Desde ese día, salvo algunas visitas cortas, nunca he vuelto a Berlín”.

Cuando viajar se convirtió en una profesión

Una vida viajando no es barata. En 2012 empezó a escribir sus experiencias creó un blog (JustOneWayTicket.com), donde compartía sus historias y fotos con el mundo. “Empecé el blog con la intención de ganar dinero, pero no tenía ni idea de cómo. Leí otros blogs y aprendí cómo optimizar mi sitio para obtener una mejor clasificación”.

Cuando viajar se convirtió en una profesión

Un año después de empezar su blog, su vida cambió por completo. Las oficinas de turismo le invitaban a explorar sus países, los hoteles de lujo le ofrecían habitaciones a cambio de opiniones y las aerolíneas le patrocinaban billetes de avión.

Cuando viajar se convirtió en una profesión

“Hoy, vivo completamente de mi blog”. Gana dinero mediante la publicidad y afiliados (donde recomienda los productos, al igual que el equipo de viaje que utiliza o los hoteles donde se aloja). También cuenta con algunos patrocinadores del sector de los viajes que le ayudan a mantener ese estilo de vida.

Cuando viajar se convirtió en una profesión

El número de países que visita no es tan importante como las experiencias que vive. Hasta el momento, ha visitado entre 50 y 60 países. “India fue probablemente el lugar más chocante que he visitado y el primer país en el que el choque cultural fue muy fuerte”.

Cuando viajar se convirtió en una profesión

“Lo gracioso es que, después de siete años viajando, a veces echo de menos tener una casa. No me gusta hacer las maletas y pasar a una nueva ubicación”. Ahora viaja a un ritmo más lento de lo que solía y su objetivo es asentarse en varios países y la posibilidad de trabajar desde cualquier lugar del mundo. “Mi intención no es decir que hay que dejar de trabajar, sino que uno debe trabajar en algo que realmente ama. Nunca, nunca, nunca renunciar a un sueño”, concluye.

[td_smart_list_end]