Queremos hacer muchas tareas y actividades cada día. Con tantas ocupaciones diarias, las horas de sueño son las que sufren más recortes. Debido a esto, arrastramos un estado de cansancio al que gracias a este artículo podemos ponerle fin.
¿Hay alguna manera de aprovechar al máximo las horas de sueño? A continuación te contamos cómo

1. No comas demasiado
Comer demasiado antes de acostarse puede provocar un sueño interrumpido. El médico Jamie Koufman aseguró en ‘The New York Times’ que acostarse justo después de una comida copiosa puede alterar la forma en la que el cuerpo procesa los alimentos. Como consecuencia, puedes experimentar síntomas como la indigestión o el reflujo, que pueden dificultar el sueño o despertarte durante la noche.
Si necesitas comer algo antes de acostarte, elige algo ligero como cereales, queso y galletas. Algunas investigaciones aseguran que pueden ayudarte a conciliar el sueño.

2. Reduce el tiempo de exposición a dispositivos electrónicos
La exposición a pantallas justo antes de ir a la cama perjudica los ritmos circadianos. Esa luz artificial engaña a tu cuerpo para que piense que es de día y hace que sea mucho más difícil para usted quedarse dormido.
Por lo tanto, en lugar de fijar la mirada en la pantalla, trata de escuchar música relajante, meditar o leer un libro.

3. Mantén tu habitación oscura
Asegurarte de que tu dormitorio está completamente a oscuras puede ayudarte a dormir más rápido y mejor. Inhibe la liberación de melatonina” en tu cerebro, esto es una hormona que se libera en la sangre y ayuda a su cuerpo a sentirse mucho menos alerta para poder descansar.
En resumen, al mantener tu dormitorio oscuro tu cuerpo se relajará naturalmente.

4. Toma una ducha antes de dormir
Tomar una ducha caliente antes de acostarte regula la temperatura corporal y esto es esencial para dormir mejor.
Cuando nos encontramos bajo el agua caliente, la temperatura corporal sube. Al salir de la ducha nuestra temperatura se desploma. Esto provoca una disminución de la actividad metabólica que indica a tu cuerpo que está listo para dormir.

5. Disfruta de una siesta
Una sesión de sueño de 20 a 30 minutos te ayudará a aumentar tu rendimiento y tu estado de alerta.
Por lo tanto, si tienes tiempo de inactividad entre el final de una actividad y el inicio de otra, no dudes en tomar una siesta.