Incluso los procesos creativos como escribir una novela se pueden realizar con gran claridad. Escribir en bloques de dos horas dos veces al día. Así todos los días, incluso cuando no está seguro de qué escribir. Distinguir la escritura de la edición y evitar esta última hasta que finalice el primer borrador y las ideas estén en el papel. Utilizar un solo sistema para capturar recordatorios e inquietudes y así que pueda recurrir a ellos cuando los necesite.

Observe que dije “procesos creativos” como escribir. El eslabón perdido es a menudo el proceso. No puedes tener claridad sin un proceso. Incluso si sabe lo que está tratando de lograr con gran especificidad y con quién, no puede alcanzarse la claridad sin un proceso. Y hay muchos más ejemplos. Situaciones donde los jugadores obviamente saben exactamente lo que están haciendo, en qué secuencia, y con quién.

La claridad es lo contrario de la improductividad. Mucha charla y ocupación. El camino directo que sincroniza esfuerzos y objetivos y hace que la productividad aumente. Por eso, tenga en cuenta estos consejos sobre situaciones cotidianas en las que se pone a prueba la claridad en el lugar de trabajo:

• Hay falta de claridad cada vez que afronta una reunión y hace frente a una agenda llena de informes, revisiones, y de actualizaciones que son invitaciones a hablar de forma abstracta y sin ningún resultado discernible.
• Experimenta falta de claridad cada vez que recibe un email que comienza sin una petición directa o termina sin una petición directa dondequiera que se encuentre. La información de fondo debe seguir la solicitud, no progresará proporcionando un montón de antecedentes y / o múltiples escenarios y opciones. Simplemente está perdiendo su tiempo y el de tus destinatarios.
• Experimenta falta de claridad cada vez que usted hace o recibe una petición vaga.

Experimenta falta de claridad cada vez que su lista de tareas crece sin límite o explicación o cada vez que una decisión plantea debate de las alternativas antes de llegar a un acuerdo sobre los objetivos. Este comportamiento es epidémico. Y es increíblemente costoso en términos de tiempo y moral.

Experimenta falta de claridad cada vez que su empresa establece una nueva estrategia o plan cuando es la ejecución lo que falla una y otra vez. Cuando su empresa implementa una “solución” que no hace nada para eliminar la causa del problema.