Desde una persona recién graduada hasta alguien con experiencia. Desde quien busca trabajo porque no tiene hasta quien quiere cambiar de puesto. Ante la búsqueda de un nuevo trabajo siempre es importante tomarse el tiempo para pulir muy bien el currículum para que destaque entre las pilas de papeles que reciben las empresas ante las distintas candidaturas y llame la atención de quienes puedan contratarnos. Estas son cinco claves para dejarlo perfecto.

Usar lo básico

Con demasiada frecuencia, la gente intenta ser diferente con su currículum. Puede ser resultar aburrido pensar en que es como el de los demás. Sin embargo, ponerse creativo suele ser sinónimo de fracaso. Lo mejor es ir a los básicos.

Fuentes: los currículums con un tamaño de fuente inferior a 11 tienen más probabilidades de ser arrojados a la basura. No todos los ojos pueden leer mini letras. Además, la legibilidad del estilo de fuente real es importante: quédese con Arial, Times New Roman o cualquiera de las tipografías clásicas.

Márgenes: no apure los márgenes tanto que el currículum abrume la vista.
El CV debe ser un documento en el que se destacan los resultados relevantes para el puesto al que se postula. No hace falta llenarlo con un resumen completo de todo lo que se ha hecho o de todos los lugares en los que se ha trabajado.

Se trata del cómo, no del qué

Demasiados currículums se basan en largas listas de cosas que se han hecho en cada trabajo, pero estas listas carecen de textura y contexto reales. No hay que limitarse a enumerar experiencias; hay que describirlas. El método STAR es una manera increíble de hacerse las mismas preguntas que un gerente de contratación. Consiste en describir la situación, la tarea en cuestión y la acción que se llevó a cabo, y detallar el resultado. En otras palabras, no vale con escribir que en el puesto anterior se consiguió aumentar en un 10% las ventas de la empresa. Hay que dar contexto. Por ejemplo, contar los nuevos métodos usados para impulsar el rendimiento.

Consiga con los tiempos

Si el objetivo es conseguir un trabajo remoto, también es importante enfatizar la experiencia y éxito trabajando a distancia. Hay que agregando la palabra «remoto» o al menos «parcialmente remoto» al lado del puesto de trabajo o ubicación. Si se acabó volviendo a la oficina, hay de separar las fechas en las que se ha trabajado desde los distintos sitios. También las habilidades compatibles con el control remoto como Slack, Google Drive Suite, Teamwork, Zoom y Skype.

Adaptarlo

El currículum debe actualizarse para cada nueva solicitud de empleo, para reflejar con precisión la publicación del trabajo. Hay que actualizar las habilidades y poner palabras clave. Alrededor del 70% de las presentaciones de currículums nunca son vistas por un humano real y las máquinas eliminan aquellas que no encajan con la oferta.

Borrar datos

Es recomendable eliminar cualquier puesto de hace 10 a 15 años, y poner una nueva dirección de correo electrónico si la actual no es profesional. La edad es otro ejemplo. A menudo es un número que se tiene en cuenta como negativo. Aunque se trate de un tipo de discriminación, es mejor no incluirla. El mundo en línea hace que sea extremadamente fácil discriminar. También se puede considerar eliminar la fecha en que se graduó de la universidad.

En este momento, hay más trabajos que solicitantes, y si desea un gran trabajo, hay que tomarse el tiempo para preparar un currículum que refleje lo mejor de uno mismo. No hay ninguna razón por la que no se pueda destacar y brillar.