El objetivo que quiero abordar en este artículo incluye a personas que, después de la escuela secundaria o la universidad, optaron por continuar su camino de educación superior. Por supuesto, la situación no es la misma para todos. Según sean graduados de ingeniería, física, economía, ciencias políticas, arte, diseño, comunicación… cada uno que entra en el mercado de trabajo tiene sus propias peculiaridades, motivaciones y nivel de confianza en sí mismo. Por lo tanto, aquí hay tres sugerencias básicas para los solicitantes de empleo cuando llega ese momento peculiar en la vida: la universidad ha terminado y encontrar un buen trabajo tan pronto como sea posible se convierte en una necesidad.


# 1 Estar (y permanecer) centrado.

Esta es la característica más importante que te ayudará a encontrar un trabajo que te convenga durante los próximos años, sin mucha queja respecto a todas las tareas aburridas que te pueden pedir que realices, tus duras tareas múltiples o las caras largas a las que tengas que sonreír. Estar enfocado en tu búsqueda de empleo futuro facilitará el camino para una vida menos estresante, porque cuando te enfocas en las cosas que te gustan, puedes estar seguro de que obtendrás lo que quieres, antes que tarde. Y, por supuesto, estar enfocado te ayudará a ser proactivo en tu nueva posición. Y esto no es cosa menor: amar lo que haces a diario te permitirá realizarte más y mejor tanto en el lugar de trabajo como en tu vida cotidiana, fuera de la oficina. La vida parecerá más fácil.

Parece que la mayoría de los estudiantes universitarios no están lo suficientemente concentrados en lo que les gustaría lograr justo después de sus estudios. Algunos sólo pretenden conseguir un trabajo, tan pronto como la universidad haya terminado, sin ni siquiera tratar de averiguar lo que realmente les gustaría hacer. Así, finalmente abrazan cualquier alternativa con la certeza de que el trabajo de su vida, tarde o temprano, los encontrará. ¡Despierta! En primer lugar, no hay trabajos para toda la vida. O al menos, en mi opinión, ya no. En segundo lugar, haz todo lo posible para entender lo que realmente te gusta y no procrastines para llegar a ello, porque podría conducirte a una crisis existencial en el futuro.

# 2 Atrévete.

Debes asumir plenamente la idea de que la competencia entre los recién graduados está creciendo cada día, y seguirá haciéndolo. La educación superior es cada vez más accesible a más y más estudiantes en toda Europa. Los grados duales también están cada vez más de moda. Los cursos completos se imparten completamente en inglés y los estudiantes que no se han beneficiado de una beca Erasmus o de cualquier otro curso de movilidad internacional pueden encontrarse carentes de una experiencia académica crucial. Tan pronto como termines tus estudios, tal vez complementado con una pasantía no remunerada en tu CV, te darás cuenta de lo difícil que es competir contra tus coetáneos. A veces, te sentirás desanimado, porque puede que las personas aparentemente menos cualificadas que tú obtendrán el acceso a las oportunidades que están aún vetadas para ti. Percibirás que es injusto, que simplemente ha sido cuestión de suerte…pero esto tampoco sirve de gran ayuda.

Ser fatalista no te ayudará a obtener lo que realmente mereces de la vida. Debes luchar. Tienes que hacer todo lo posible para lograr lo que realmente piensas que es la meta perfecta. Nadie te ofrecerá algo si no haces lo posible para estar donde te gustaría estar. Si te gusta una empresa, simplemente ve a por ella. Sonríe a las personas que conozcas. Pide una breve reunión con el gerente de recursos humanos. Entrega tu CV. A continuación, envía correos electrónicos, insiste, realiza un seguimiento de tus resultados.

Si realmente quieres algo, y realmente haces todo lo posible para conseguirlo, entonces lo más probable es que lo hagas. Si no funciona: bien, trata de no desanimarte y busca en otro lado, no esperarás que tu oportunidad venga a llamar a tu puerta…La idea de comenzar una lucha por tus sueños también puede sonar aterradora. ¿Tengo suficiente talento? ¿Soy bueno para satisfacer esa posición? Estoy demasiado inseguro, nunca lo haré. Bien. Créeme, solo encuentra tu pasión y síguela: aquél que se dedica a lo que ama está condenado al éxito.

# 3 Hazte digital y social.

Intenta establecer nuevos contactos útiles. No menosprecies tu participación potencial en reuniones, conferencias y talleres. O incluso cenas. Esos eventos pueden parecer poco interesantes, y la pereza podría mantenerte atascado en tu sofá durante toda la noche, viendo tus programas de televisión favoritos. Pero recuerda siempre que sólo un buen contacto puede marcar una gran diferencia.
Haz lo posible para salir de tu cáscara. Además, ten en cuenta que estamos viviendo en la era digital. Si comienzas a buscar oportunidades a tu alrededor, tener un buen LinkedIn te ayudará. Únete a las plataformas ad-hoc existentes para los solicitantes de empleo y crea tu propio perfil, porque hoy en día mucho se está llevando a cabo en el mundo en línea. Probablemente más de lo que esperas.

Los estudiantes deben trabajar más duro en la comprensión de en qué son mejores y dónde está su pasión e interés, tratando de imaginar sus sueños sin demasiadas dilaciones. Esta es la razón por la que también debes echar un vistazo al mercado de trabajo antes de terminar la universidad. En general, ser compulsivo no sirve de ayuda. El envío de cuatro, cinco CV, la preparación de múltiples solicitudes de trabajo por día podría sonar como un esfuerzo notable, pero claramente revela la incertidumbre de tus objetivos. Es cierto que muchas personas realmente no saben lo que quieren hacer hasta mucho más tarde, por lo que un cierto grado de ansiedad podría ser un inevitable compañero durante las primeras etapas de tu vida de posgrado. Pero esto es también lo que significa entrar en la vida adulta, y alguna preocupación será funcional para que encuentres tu camino.