Y eso es un problema: después de todo, como empresarios, entendemos los retos de tratar de encontrar tiempo para conseguir realizar todo el trabajo. Pero, si perdemos tiempo en tareas triviales como una manera de eludir tareas y responsabilidades importantes, necesitamos encontrar la manera de romper estos hábitos que aniquilan el éxito. Mientras que no es fácil para un procrastinador cambiar – apenas conseguir que sea consciente de ello es a menudo un desafío – es posible. Aquí están las razones principales por las que la gente tiende a postergar sus tareas y algunos consejos y técnicas para abordar el problema:

1. Te sientes abrumado.

A veces, cuando se siente consumido por el número de tareas en su lista de tareas pendientes, es fácil bloquearse. Esto puede ser particularmente cierto cuando se enfrenta a tareas grandes o complicadas. Se dice que no tiene las horas necesarias para trabajar en la tarea. Solución: Divida la tarea en pedazos más pequeños, en los que tardarán no más de 15, 30 o 45 minutos. ¡Ponga estas tareas más manejables en su lista del lío y comience!

2. Has pasado un mal momento.

A menudo, la gente procrastina porque están tratando de trabajar contra los ritmos naturales de su cuerpo. Los ritmos circadianos regulan nuestros ciclos de sueño / vigilia. Cuando estás cansado, se hace fácil jugar el papel de Scarlett O’Hara y posponer las cosas. Después de todo, mañana será otro día. Solución: céntrese en sus mejores tiempos. Determine cuando está en su pico de concentración y durante cuánto tiempo. ¿Eres una persona madrugadora? ¿Se siente más activo por la tarde? ¿Tiene las pilas cargadas después de la cena? Es crítico programar y realizar tareas difíciles, complicadas o desagradables en estas horas punta. Tendrá menos retraso.

3. Odias la tarea.

Todo el mundo tiene tareas que detesta. Tal vez es la facturación, las llamadas de cobro a los clientes o el trabajo en el presupuesto. Sea cual sea la temida tarea, si realmente la odia, se vuelve fácil posponerla. El problema se agrava cuando dilata su ralización, ya que sólo hace que la tarea sea más difícil de afrontar, y la postergación se convierte en una espiral negativa.

Solución: Recompénsese. Combinar una tarea desagradable con una recompensa puede ayudar. Prométase tiempo más tarde esa noche para disfrutar de ese libro que ha estado deseando comenzar, o esa copa de vino en el porche o esa serie de Netflix que ha estado deseando ver. Primero, sin embargo, complete su tarea.

4. Necesitas un mayor sentido de «urgencia».

¿Necesita plazos críticos para iniciar una tarea? Alguna gente divulga que trabajan mejor cuando están bajo presión extrema. Aunque no hay un estudio para apoyar esta creencia, esta continúa; es incluso autoperpetuable. La gente quiere creer que funcionan mejor bajo presión, por lo que se ponen en esas situaciones, continuando el ciclo de dilación. Si te encuentras esperando hasta el último minuto para comenzar las cosas, esta percepción equivocada será tu problema.

Solución: Crear plazos falsos. Si ajusta su reloj cinco o diez minutos antes, ya está utilizando plazos falsos. Sea sincero. Cada vez que mire su reloj, haga las cuentas. No son las 9:00 a.m., son sólo 8:50 a.m. No te estás engañando a ti mismo pensando que es más tarde de lo que realmente es. En su lugar, recuerde que el tiempo incorrecto nos lleva a tratar de llegar a tiempo. Aumenta nuestra autoconciencia. Usted puede hacer lo mismo con los plazos. Dígase que ese informe debe estar listo el viernes por la mañana en lugar del viernes por la tarde. Dígase que tiene sólo 30 minutos para completar la tarea.

Una última solución: Si nada funciona, recuerde otras veces cuando la dilación le causó estrés, arrepentimiento o humillación o incluso cuando le costó dinero a su empresa. Cuando se encuentre a si mismo procrastinando, trate de imaginar los resultados desagradables. Aprender a conquistar la dilación es una forma de autodisciplina. Al igual que otros cambios de comportamiento, no ocurre inmediatamente. Sin embargo, si utiliza las técnicas enumeradas arriba, puede comenzar a progresar y conseguir terminar las cosas a tiempo.