TalentSmart ha llevado a cabo una investigaciones con más de un millón de personas y hemos descubierto que el 90 por ciento de los mejores intérpretes son expertos en manejar sus emociones en momentos de estrés para mantener la calma y el control. Como para todo en esta vida, para esto también hay una solución. Algunas de estas estrategias pueden parecer obvias, pero el verdadero desafío consiste en reconocer cuando se necesitan usarlas y tener los medios para hacerlo.

1. Aprecia lo que tienes
Tomar tiempo para contemplar de lo que estás agradecido no es simplemente lo “correcto”. También mejora tu estado de ánimo, ya que reduce la hormona del estrés cortisol en un 23 por ciento. Investigaciones llevadas a cabo en la Universidad de California, encontraron que las personas que trabajaban diariamente para cultivar una actitud de gratitud experimentaron un mejor estado de ánimo, energía y bienestar físico. Es probable que los niveles más bajos de cortisol desempeñen un papel importante en esto.

2. Evita preguntar “¿y si?”
“¿Qué pasa y si?” Las declaraciones arrojan combustible al fuego del estrés y la preocupación. Las cosas pueden ir en un millón de direcciones diferentes, y cuanto más tiempo pases preocupándote por las posibilidades, menos tiempo vas a dedicar a tomar medidas que te calmarán y mantendrán tu estrés bajo control.

3. Mantente positivo
Los pensamientos positivos ayudan a que el estrés sea intermitente, centrando la atención de su cerebro en algo que es completamente libre de estrés. Tienes que darle a tu cerebro errante un poco de ayuda seleccionando conscientemente algo positivo para pensar. Cuando las cosas van bien y tu estado de ánimo es bueno, esto es relativamente fácil. Cuando las cosas van mal, y tu mente está inundada de pensamientos negativos, esto puede ser un desafío. En estos momentos, piensa en tu día e identifica una cosa positiva que sucedió, no importa cuán pequeña sea. Si no puedes pensar en algo del día actual, reflexiona sobre el día anterior o incluso la semana anterior.

4. Desconecta
Dada la importancia de mantener el estrés intermitente, es fácil ver cómo tomar tiempo y regular puede ayudar a mantener tu estrés bajo control. Cuando usted te pones a disposición de tu trabajo 24/7, te expones a una constante barrera de factores de estrés. Forzándote a apagar el teléfono te da un descanso de una constante fuente de estrés. Los estudios han demostrado que algo tan simple como una interrupción del correo electrónico puede reducir los niveles de estrés.

La tecnología permite la comunicación constante y la expectativa de que debes estar disponible 24/7. Si desprenderse de la comunicación relacionada con el trabajo en las tardes de los días laborables es un reto demasiado grande, ¿qué tal el fin de semana? Elijae bloques de tiempo en los que cortas el cable. Te sorprenderás de lo refrescantes que son estas pausas y cómo reducen el estrés al poner una recarga mental en tu programación semanal.

5. Limita tu ingesta de cafeína
Beber cafeína desencadena la liberación de adrenalina. La adrenalina es la fuente de la respuesta de “lucha o huida”, un mecanismo de supervivencia que te obliga a ponerte de pie y luchar o correr por las colinas cuando te enfrentas a una amenaza. El mecanismo de lucha o huida evita el pensamiento racional a favor de una respuesta más rápida. Esto es genial cuando un oso te está persiguiendo, pero no tan genial cuando estás respondiendo a un correo electrónico breve. Cuando la cafeína pone tu cerebro y tu cuerpo en este estado hiperactivo de estrés, tus emociones superan tu comportamiento.

6. Ellos duermen
La importancia del sueño para aumentar tu inteligencia emocional y la gestión de tus niveles de estrés es enorme. Cuando duermes, tu cerebro literalmente se recarga, para que despiertes alerta y claro.