Lo primero en lo que uno podría detenerse para ‘disfrutar al máximo’ es su impresionante oferta gastronómica: su restaurante Ibaizabal o la cafetería del hotel harán que cualquier visita se convierta en un placer mayor gracias a sus reconocidos pintxos y su magnífica vinoteca. Pero ahí no se detiene el asunto; del desayuno, cómo no, se cuida hasta el más mínimo detalle, ofreciendo toda clase de zumos detox y alimentos saludables para empezar con ganas el día.

Barceló Bilbao Nervión tiene muy claro lo que es ‘cuidarte’, por eso, además de comer bien, te ofrecen su gimnasio y, para que desconectes al aire libre, un servicio de alquiler de bicicletas justo al lado del hotel. Todo un lujo, la verdad, dada su ubicación céntrica, lo que te permite dar cuantas vueltas quieras por las laderas de la ría.

Si hablamos de cuidarse, no pueden quedar fuera sus habitaciones B-Room, con el equipamiento más moderno y bajo este exclusivo concepto que sólo encontrarás en Barceló Hotels & Resorts.

Así que no te pierdas el placer de ‘cuidarte y que te cuiden’ en el Hotel Barceló Bilbao Nervión, a diez minutos del Guggenheim y con la mejor comunicación para disfrutar de una ciudad única.

Déjate querer.