España debería estar en la zona horaria conocida como Greenwich Mean Time (GMT), pero realmente España forma parte del horario de Europa Central (CET). El GTM es un estándar de tiempo que en 1884 fue elegido por la Conferencia Internacional del Meridiano como el primer meridiano. Pero, ¿Por qué adoptaron los españoles una zona horaria distinta a la que le correspondería geográficamente? En 1940, Francisco Franco cambió la zona horaria de España, adelantando los relojes una hora como gesto de solidaridad y fraternización con la Alemania nazi.

Durante los años posteriores al cambio horario, los españoles continuaron comiendo al mismo tiempo (la comida de la 1pm se convirtió en el almuerzo de las 2 pm, y cenaban a las 9pm en lugar de a las 8 pm). Tras la segunda Guerra Mundial, los relojes nunca fueron atrasados de nuevo. Sin embargo, recientemente, el presidente del Gobierno Mariano Rajoy anunció que el gobierno estudiaba establecer una jornada laboral que finalice a las 6 pm en lugar de a las 8 pm. Para implantar estas medidas se ha barajado la posibilidad de cambiar la zona horaria de España de CET a GMT.


de zona horaria y de jornada laboral afectaría a una de las costumbres españolas más conocidas internacionalmente: la siesta. Un estudio realizado en enero de 2017 por Simple Lógica muestra que menos del 18% de los españoles duermen siesta con regularidad, mientras que casi el 60% nunca duerme. Los que duermen siesta expresan su malestar cuando algún acontecimiento les impide dormir durante el día.


ajustes son evidentes, las noches son más largas y es posible ver puestas de sol a las diez de la noche durante el verano. Los empresarios creen que tener más horas de luz solar supone un gran atractivo para los turistas porque permite a los visitantes aprovechar al máximo sus días de visita. En cambio, para muchos españoles, vivir en la zona horaria equivocada supone una reducción de las horas reales de descanso y, como consecuencia, una disminución de la productividad.