812 Superfast se ha convertido en la berlinetta más rápida que se ha conocido en los modelos Ferrari: la aceleración del vehículo es tan potente que es capaz de pasar de 0 a 100 kilómetros por hora en 2,9 segundos; y su velocidad máxima alcanza los 340 kilómetros por hora.

El Ferrari 812 Superfast es propulsado por un nuevo motor V12 de 6,5 litros que alcanza los 789 caballos de potencia (800 caballos según tasa la propia compañía) a 8500 rpm, lo que se traduce en una potencia específica de 121 CV/l. No hay duda, no es fácil encontrar un modelo que alcance tales velocidades.

El par máximo es de 718 Nm a 7000 rpm, pero es importante tener en cuenta que el 80% está disponible a sólo 3500 rpm. El sistema de inyección y los tramos de admisión se derivan de los experimentos de la Fórmula Uno V8s, que ya se presentaron en los modelos Ferrari Grand Prix, antes de la actual fórmula híbrida.

El 812 Superfast es el primer Ferrari con dirección asistida eléctrica (EPS): es evidente que la compañía italiana esperó hasta poder perfeccionarla antes de ofrecerla en un modelo. Otras marcas de alta gama se precipitaron y sus resultados fueron desastrosos, o al menos no tan correctos como el del nuevo vehículo. El 812 también tiene el sistema de dirección de la rueda trasera que incluye Ferrari.

Diseñado por el Ferrari Styling Center, 812 Superfast recoge la herencia recibida de la Ferrari Berlinetta. La propia compañía lo compara con el 365 GTB4 de 1969 (conocido como el Daytona, posiblemente uno de los berlinettas más bonitos que jamás han visto la luz); pero con un fuerte peso de las líneas más agresivas en la carrocería y soluciones aerodinámicas más extremas, con sus aberturas en el capó y las aletas delanteras y traseras.

No hay nada en el mundo como un Ferrari V12. Por el momento la compañía no ha desvelado el precio del nuevo modelo (aunque podemos imaginarnos que no está al alcance del gran público). Por el momento, nos contestamos con admirar sus prestaciones y la elegancia de su diseño.