Ben Sin, colaborador de Forbes USA, decidió renacer el primer iPhone y ver si, hoy en día, este móvil podría ser útil durante un día.

Lo primero que todo el mundo notará cuando abra el primer iPhone de nuevo es lo pequeño que se siente. Es surrealista pensar que, en un momento dado, la pantalla de 3,5 pulgadas del iPhone 1 era considerada grande.

La segunda cosa que notarás es que también se siente muy lento. El iPhone de 128 MB de RAM, necesita medio segundo tras presionar el botón de inicio hasta que el teléfono se despierta. Lanzar la mayoría de los sitios web modernos, incluso cuando estás conectado en una sólida conexión wifi, tarda 45 segundos o más. ¿Pero, sabes que? No es tan malo, teniendo en cuenta que el dispositivo sólo tenía 128 MB de RAM (frente a los 2 y 3 GB en esta última generación de iPhones) y que el hardware es de hace una década.

El iPhone original capturó una sorprendente cantidad de detalles sobre las flores. Pero, por supuesto, ya que el tirador del iPhone 1 es de sólo 2 megapíxeles en comparación con el 6S de 12, las diferencias en la calidad se vuelven mucho más notables cuando se amplía. Pero si tomas fotos a la luz del día y las ves por teléfono o incluso con un portátil pequeño, las diferencias entre una foto tomada con el iPhone original y el iPhone 6S no son tan amplias. La luz baja es donde el iPhone original sufre más en comparación con los teléfonos de hoy.

Y sí, el iPhone original todavía funciona como un teléfono. Se necesita un adaptador para convertir el ahora nano-sim estándar en la vieja “mini-sim” (que se siente extrañamente enorme hoy), pero una vez que insertes el SIM, el iPhone recoge la recepción celular y las llamadas de prueba son fuertes y claras.

Navegar por la web en el iPhone 1 es complicado. Muchos sitios web modernos, incluyendo forbes.com, no se cargarán correctamente. Los sitios que se cargan correctamente tardan de 45 segundos a un minuto. Pero cuando se carga, pudes navegar por el sitio bien.

Google Maps funciona correctamente, pero la aplicación de YouTube (que se preinstalaba en todos los iPhones antes de que Apple y Google tuviera problemas) no cargarán los videos. Tampoco podrás instalar ninguna aplicación de terceros en el teléfono.

Las notificaciones también son terribles, es difícil creer que hayamos aguantado esto, ya que las cosas como alarmas o nuevos mensajes de correo electrónico conducen a una caja emergente que cubre el centro de la pantalla, forzándote a interactuar con ella. Si hay algo que Android hizo desde el principio, es el sistema de notificaciones.

En cuanto a la vida de la batería, es mala. La batería del iPhone original de 1400 mAh fue mediocre incluso en 2007, después de una década de degradación de iones de litio, el dispositivo sólo dura alrededor de cuatro horas de uso antes de que se apaga.

El iPhone original no tenía competencia. Fue el número uno de su clase y cambió absolutamente la idea de lo que un dispositivo móvil de mano podría ser. Así que, con eso, se pueden excusar los defectos. Pero para el iPhone 7, donde existen un mar de smartphones que cuestan más baratos y están reciclando un diseño de hace tres años, no se entiende mucho.