Es posible conseguir solvencia y esplendor económico con nuevos modelos de negocio. También en la industria de la moda, hasta ahora más afín a las producciones masivas que al llamado ‘slow fashion’, un concepto que aboga por hacer pequeñas tiradas de producto para no rebosar stock ni tener excedente. Alohas, marca española con sede en Barcelona, abre camino a la moda bajo demanda con un concepto de producción apoyado en la sostenibilidad.

Con una conciencia sostenible cada vez más arraigada en productores y consumidores textiles, la pandemia mundial llegó para evidenciar el gran error de la industria de la moda de adaptar sus lanzamientos a los calendarios de presentación de las colecciones, una tendencia cuya principal traducción no es otra que el uso indiscriminado de recursos y abundancia de deshechos.

La temporalidad es el arma a destruir en favor de una producción sin fecha de caducidad, que, además de no requerir más materias primas de las indispensables, tampoco sea obligatorio recurrir a los saldos para quitar de circulación un exceso de stock antes de que finalice la temporada en cuestión. Decisiones que están muy ligadas a la responsabilidad de esta industria de cuidar de la sostenibilidad. Un gesto que resulta imprescindible y al que Alohas ha puesto a su servicio toda su gestión empresarial.

Alohas es un proyecto con base digital y su e-commerce comprende el 85% de las ventas actuales.

Modelo ‘Toe Ring Flop Black’ de Alohas.

Respondiendo a la pregunta inicial, Alohas sí puede ofrecer un producto sostenible a la vez que consigue que su cuenta de resultados sume beneficios tras cada cierre anual. Prueba de ello, la firma, que opera en Barcelona y concentra la producción de calzado en Alicante, ha anunciado su informe financiero de 2020 con cifras que sugieren un futuro prometedor para su modelo de negocio sostenible on-demand, que produce sólo bajo demanda.

Desde Alohas informan del riesgo que supuso adoptar este modelo, especialmente porque no estaban seguros de si la gente estaría dispuesta a esperar un poco más para obtener un producto de alta calidad que a su vez resultara mucho más sostenible. Un cambio positivo si se analiza la última facturación ofrecida por la marca: 5,9 millones de euros en el transcurso de todo 2020. Esto se traduce en un crecimiento interanual del 368%, enfocado en la venta online, por lo que no sorprende que la actividad de su e-commerce comprenda el 85% de las ventas actuales.

El exclusivo sistema de pre-order permite a los clientes comprar artículos que todavía no se han producido. Se trata de un esfuerzo que combate la sobreproducción en la industria y también posiciona la firma enter el público más selecto. Para ello, la cantidad de unidades en preventa es igual a la existente en producción, un gesto que Alohas ha ido incorporando a la marca hasta convertirlo en su principal sello de identidad.