Tener una gran idea no lo es todo. Además de llevarla a cabo hay que patentar el diseño industrial en la oficina de patentes antes de que alguien se adelante. Algo así le sucedió a Antonio Meucci –quien no disponía de dinero para pagar la protección de su invento– con Graham Bell, que sí consiguió patentar el teléfono; o, a la inversa, a Guglielmo Marconi, quien registró la radio inspirándose en los trabajos de Nikola Tesla. Otras veces, sucede que el invento se describe de forma superficial, imparcial o incorrecta, un vacío que aprovecha algún inventor avispado. Esta es la historia de algunos objetos patentados que han cambiado nuestro mundo.

Estos son algunos de los diseños industriales patentados de manera satisfactoria:

‘CONNECTING PEOPLE’

Prácticamente todo el mundo ha sido en algún momento de su vida propietario de uno de estos Nokia. Fácil de manejar, práctico, de tamaño reducido y casi indestructible. Así es el móvil que diseñó Matt Sinclair para la firma finesa cuando era Design Specialist en la compañía, y que se registró en la oficina de patentes estadounidense en 2003. A pesar de que no podrás tuitear o subir un selfie a Instagram con uno de ellos, los pocos que aún se comercializan, son muy cotizados.

MUCHO EN POCO

Hasta hace no tanto utilizábamos disquetes que almacenaban como mucho 240Mb, hasta que en 1996 apareció la primera memoria USB. Esto nos salvó de tener que guardar nuestra información en miles de disquetes. Ahora, en un único pendrive podemos llevar hasta varios terabytes de información.

PASAJEROS AL TREN

La Pullman-Standard, originalmente Pullman Car Company, fue fabricante de trenes y locomotoras. George Pullman, su fundador, cansado de soportar largos viajes en tren sin nada más que un banco poco confortable para viajar y ningún tipo de comodidad para dormir, creó el mercado de los arreglos para pasar la noche a bordo de los vagones de pasajeros cuando estableció su empresa cerca de Chicago, en una ciudad propia, creada en 1880 y conocida como Pullman (todo en la urbe era propiedad de la compañía).

MÚSICA, MAESTRO

La empresa estadounidense de multimedia Bose patentó este reproductor portátil para iPod e iPhone en 2006. Fue a raíz de la mejora de la transmisión de datos de la tecnología Bluetooth que este tipo de aparatos cayó en desuso.

DALE A LA TECLA

La segunda consola portátil de Nintendo vendió relativamente poco en su primer año. Sin embargo, con la llegada de Tetris las ventas se dispararon. A pesar de ser tecnológicamente inferior a las consolas de cuarta generación de sus competidores, la Game Boy recibió elogios por la duración de su batería y durabilidad en su construcción. Diseñada por Gumpei Yokoi –quizá su trabajo más notable– es oficialmente la tercera consola más vendida del mundo.

GUAU, GUAU

Aibo (amigo o compañero en japonés) es una serie de mascotas robóticas diseñadas por Sony –este modelo en concreto fue patentado en el año 2000–. Comercializados como robot de compañía para niños, también fueron ampliamente usados por universidades con fines educativos.

FUTURISMO HEAVY

Ted McCarty, presidente de Gibson durante 16 años e inventor y diseñador de guitarras eléctricas, creó esta Flying V en 1958. Estos diseños buscaban darle un aspecto más futurista a la imagen de Gibson, pero no tuvieron éxito en las ventas. A mediados de los años 60, guitarristas de la altura de Keith Richards y Jimi Hendrix, en la búsqueda de un aspecto distintivo y un sonido potente, comienzan a usar guitarras Flying V. El renovado interés genera la demanda suficiente como para que Gibson vuelva a fabricar el modelo.

*Thomas Rinaldi, arquitecto y diseñador, ha rebuscado a lo largo de casi 180 años de patentes para seleccionar el millar que se recogen en ‘Patented. 1,000 Design Patents’ publicado por la editorial Phaidon. Un recorrido por el ingenio industrial recogido en la Oficina de Patentes y Marcas estadounidense a lo largo de los años. Hay desde mobiliario, diferentes transportes, herramientas y utensilios que de uso cotidiano, hasta una botella de sirope con forma de oso.