20minutos

Grand Vintage 1991, un homenaje al arte del acabado de la madera

Este whisky de armonía inverosímil envejecido durante 26 años es el cuarto de la colección vintage de edición limitada Bond House No.1 de Glenmorangie.

Compartir

Desde las Tierras Altas de Escocia llega Glenmorangie Grand Vintage Malt 1991, un whisky puro de malta que toma su rico carácter de ciruela de dos lotes de whisky que, por lo general, nunca se habrían unido. Uno había madurado en olorosas barricas de jerez con notas dulces y especiadas, mientras que el segundo lo había hecho en barriles de color burdeos aportando notas terrosas y de trufa. Sin embargo, unidos con habilidad, sus contrastes crean esta edición limitada sorprendentemente suave de 26 años, la última de una colección que explora algunos de los lotes de whisky añejo más preciados de la destilería propiedad del grupo LVMH.

En nariz es suave profundo, intenso y afrutado. Muchos albaricoques, ciruelas y manzanas al horno, con chocolate, roble suave y un toque de trufas y anís. Una salpicadura de agua libera notas más profundas, que recuerdan al jamón ahumado de nogal y al suelo húmedo del bosque.

La sensación en boca es ligeramente picante conduciendo a una explosión de sabores afrutados entremezclados con un montón de chocolate con leche, manzanas guisadas, ciruelas y frutos rojas maduras como la cereza y la frambuesa.

Pioneros en el arte del acabado de la madera

En 1991, cuando se destiló el espíritu de este whisky, este arte todavía estaba en sus inicios. Pero incluso entonces, los creadores de whisky de la destilería veían las posibilidades que el acabado de la madera podía brindar. Y así, comenzaron un período de intensa experimentación, con la intención de crear nuevas técnicas y sabores.

Años más tarde, el Dr. Bill Lumsden, director de Destilación, Creación de Whisky y Stocks de Glenmorangie, se inspiró para volver a visitar algunas de estas parcelas del whisky de 1991, seleccionando dos estilos contrastados para crear este lanzamiento vintage. Ambos envejecidos en barriles de bourbon, cada uno había terminado en barriles de jerez oloroso o en barriles de color borgoña durante más de una década. Con el talento de un maestro destilador, se unió a ellos, suavizado por un toque de whisky envejecido en roble tostado nuevo, para crear una expresión de gran intensidad.

Creado como pieza de coleccionista, la serie Bond House No. 1 de Glenmorangie presenta algunas de las cosechas más escasas de la destilería. La colección toma su nombre del mayor de los depósitos aduaneros del siglo XIX de Glenmorangie. Durante generaciones, el Almacén N°1 fue el hogar de los barriles de espíritu maduro de la Destilería hasta que, en 1990, se transformó en una majestuosa casa nueva. Hoy, Bonded Warehouse No.1 es el corazón de la creación del whisky de la destilería.