20minutos

Hedonismo constante

Al nuevo Bless Hotel Madrid no (solo) se viene a dormir. Gracias a sus múltiples actividades, se ha convertido en punto de encuentro tanto para visitantes como habitantes de la capital.

Compartir
Fetén Clandestine Club, el nuevo lugar de moda de la noche madrileña hasta la madrugada.

Qué duda cabe de que Lázaro Rosa-Violán ha hecho un trabajo impecable en las 111 habitaciones y suites que componen BLESS Hotel Madrid. Sin embargo, el espíritu sofisticado y hedonista del nuevo establecimiento de lujo de Palladium Hotel Group –y del propio interiorista– abandona las alcobas para recorrer hasta el último rincón de este lugar que trasciende el concepto del hotel tradicional para convertirse en un espacio de reunión y disfrute en el que nunca dejan de pasar cosas.

Para comprobarlo, uno no tiene más que dejarse caer por allí casi a cualquier hora. Así, una jornada ideal comienza con ‘Bendice tu día’ en el Versus Lively Lounge, que pretende ser el perfecto desayuno para una reunión de negocios entre semana por obra y gracia de Martín Berasategui (responsable de toda la oferta gastronómica del hotel). Incluye una carta con productos frescos y saludables que abarca desde las tradicionales tostadas con tomate y aceite hasta el desayuno BLESS con huevos benedictinos. Por su parte, la hora de la merienda es para ‘Bendito cafelito&Te’, que incluye una carta de dulces, saladitos y una amplia selección de ‘los postres de Martín’.

Pero además Versus Lively Lounge acoge también exclusivas fiestas afterwork, como ‘Benditos Gatos’, un homenaje a los que viven y trabajan en la ciudad, con una oferta de tapas y cócteles inspirados en el Madrid más auténtico y una recopilación de música española para disfrutar las tardes de los miércoles al salir de la oficina.

También un viernes cada quince días tiene lugar ‘Bendito Flamenco’, que comienza a las 20:00 horas y cuenta con la música en directo de artistas de la talla de Marina Carmona, Lucas Carmona y Cheto Muñoz.

Y entre tema y tema, en Versus Lively Lounge se incluye la carta de ‘compartirbless’, una oferta basada en platos como croquetas o ensaladilla rusa, así como otros productos de temporada.

Del BLESS al cielo

El rooftop del hotel se llama Picos Pardos Sky Lounge, un exótico refugio con las mejores vistas de Madrid y un relajante ambiente para disfrutar del lujo hedonista que caracteriza a la marca BLESS Collection Hotels.

La terraza, con tintes asiáticos, también está diseñada por Lázaro Rosa-Violán, quien se ha inspirado en la naturaleza con tonos tierra y abundante vegetación. Destaca una espectacular piscina de color esmeralda, rodeada de camas balinesas y sofás aterciopelados que evocan un espacio donde disfrutar del verano madrileño en las alturas del barrio de Salamanca.

Piscina de Picos Pardos Sky

La carta de Picos Pardos Sky Lounge –también firmada por Berasategui– es vanguardista y saludable, con productos de gran calidad con toques orgánicos y platos frescos, así como inspiración de la barbacoa japonesa robata en platos calientes como el salmón con miso o el lomo de ternera con chimichurri. También los paladares más exigentes podrán degustar ostras o caviar maridados con champán. Además, Picos Pardos Sky Lounge cuenta con una excelente carta de vinos, cócteles exclusivos y bebidas premium creadas por los Blessed bartenders del hotel, así como smoothies y zumos naturales. Es, por tanto, un lugar idílico para disfrutar del atardecer y recibir a la noche, que puede servir además de perfecta antesala para desatar nuestra faceta más canalla en Fetén Clandestine Club, donde la música y los cócteles se mezclan en un decorado al más puro estilo de los speakeasy neoyorquinos, donde por no faltar no falta ni una bolera. Diversión asegurada.

La guinda a la experiencia

Aunque ya hemos comentado que Martin Berasategui está a los mandos de la propuesta culinaria de todo el hotel, es en el restaurante Etxeko donde encontramos verdaderamente desplegado todo el potencial de su vanguardista gastronomía. La luz natural que penetra a través de una hermosa cúpula central ilumina las creaciones del chef vasco, que nos hacen viajar de pronto al casco viejo de San Sebastián a través de una sucesión de platos que repasan décadas de trayectoria: desde clásicos imprescindibles –como la yema de huevo a la carbonara de hierbas o el canelón de rabo– hasta otros tan ricos en matices como su ensalada tibia de perdiz escabechada o tan sorprendentes como sus manitas de cerdo ibérico rellenas de cebolleta trufada con puré de grelos. Pues eso: hedonismo constante. Más información: https://www.blesscollectionhotels.com/es/