20minutos

“Queremos que Ulysse Nardin sea una marca referente”

La marca toma las riendas de su negocio en España ocupándose directamente de la distribución de sus relojes. Y la encargada de dirigir sus pasos es Sabrine Six.

Compartir

La relojera suiza Ulysse ardin ha abierto una nueva etapa de su trayectoria en España. A finales del año pasado puso fin a su contrato con la distribuidora relojera Diarsa y colocó al frente a Sabrine Six, la nueva directora de marca en España, Portugal y Andorra.
Six, que procede de grandes multinacionales como Nestlé y Mondelez Internacional y del sector del lujo como directora de ventas y marketing de S.T. Dupont, nos cuenta los retos que presenta su nueva posición.

¿Por qué ha decidido la firma ocuparse directamente de la distribución de sus relojes en España?

Tener el control directo de la marca en el mercado local es muy importante para Ulysse Nardin y el grupo Kering (al que pertenece). Implica pasar tiempo en el terreno, estar en contacto directo con los concesionarios. Esto se traduce en ser más reactivos y más flexibles a la hora de tomar decisiones, de encontrar soluciones en todos los sentidos. Viajo a menudo y paso mucho tiempo en los puntos de venta. Los vendedores son fundamentales. Me gusta escucharles y hacerles preguntas, porque son ellos los que están en contacto con el cliente final. Es muy importante realizar formaciones con cada uno de los concesionarios, sobre todo con piezas como las nuestras, que son especiales y complejas.

¿Cuáles son sus objetivos con respecto al mercado español?

El primero es reconquistar al cliente local y aumentar la notoriedad y el brand awareness de Ulysse Nardin en el mercado ibérico. En España, a raíz de la crisis, nuestra clientela pasó de ser ampliamente local a turista. Ahora nos encontramos en una nueva era en la que tenemos productos y diseños muy novedosos adaptados a los gustos del cliente europeo que tienen como objetivo volver a enamorar al mercado local, y que el público nos conozca por esto. Otro de los puntos clave es llegar a una clientela más amplia. Por eso ahora tenemos unos precios más asequibles, como los nuevos Diver, cuyo precio de entrada es 5.800 euros. También hacemos esfuerzos en los relojes con grandes complicaciones, como el Marine Tourbillon, con un precio de 28.000 euros. La estrategia global es entrar en una categoría de precios que nos permita llegar a un target más amplio y a la vez aumentar el volumen de venta. El tercer objetivo es llegar a una clientela más joven, a los millennials, un público fundamental.

Sabrine Six es la nueva directora de Ulysse Nardin en España, Portugal y Andorra.

¿Qué percepción tiene el español de la firma y dónde quiere usted posicionarla?

Me gustaría contar una anécdota que me ocurrió antes de entrar a formar parte de Ulysse Nardin. Estaba en pleno proceso de selección y lo primero que hice fue buscar en internet dónde estaba presente la marca, y fui a visitar los concesionarios para conocer la firma y ver qué percepción tenían los vendedores sobre ella. A los pocos segundos de entrar en el primero me di cuenta del gran respeto y admiración que se tiene por Uysse Nardin. Es una manufactura muy apreciada. La gente es consciente de que es una marca de gran calidad, con mucha historia, pero que a la vez innova muchísimo. Queremos que sea una marca referente.

Últimamente hemos visto una firma más audaz en sus diseños, sobre todo con la línea Freak. ¿A qué público quieren captar?

Queremos captar a los amantes de la relojería y la alta relojería que les guste diferenciarse de los demás y ser únicos, que les guste la exclusividad. Este tipo de requisitos los encontramos en piezas como el Freak Vision. Si el reloj lo coge una persona que no sabe de relojería, cuando vea el diseño no lo va a entender porque, al fin y al cabo, es el propio movimiento el que indica la hora. Va a decir: “¿dónde están las agujas, la corona, cómo se lee la hora?”. Son piezas especiales que van dirigidas a connoisseur de alta relojería.

¿Con qué palabras se identifica más Ulysse Nardin actualmente?

Exploración, innovación, savoir faire y disrupción.

La marca fue la primera en emplear el silicio, en 2001. ¿Están buscando nuevos materiales?

En la Chaux-de-Fonds (Suiza) hay un equipo de seis ingenieros que se dedican todos los días a explorar nuevos materiales. Este año hemos presentado piezas realizadas con carbonium en la caja, concretamente en el Freak X y el Skeleton X. Se trata de una primicia, porque normalmente este material se utiliza en aviones. Ahora estamos trabajando sobre el osmio. Siempre hay proyectos. Nos gusta trabajar sobre nuevos materiales, no solamente a nivel estético sino también por razones técnicas (por ejemplo, para mejorar las resistencias).