Foto: @victoriabeckham

La crisis provocada por el COVID-19 ha dejado estragos en todos los sectores, incluido el de la moda. Tanto es así que Victoria Beckham ha explicado que, por el momento, no celebrará ningún desfile presencial porque no puede hacer frente a los gastos.

“Si soy realmente sincera, la pandemia ha afectado a mi negocio. ¿Estamos en posición de gastar todo ese dinero en un show? No», ha revelado la ex Spice Girl en una entrevista para el podcast London Rising.

Pese a ello, la diseñadora intenta mantener el optimismo y ha asegurado sentirse afortunada por seguir manteniendo su negocio en pie: «Soy afortunada de tener mi negocio todavía, pero hacer desfiles cuesta mucho dinero». Por su parte, Beckham también ha lamentado que las firmas grandes sí que puedan hacer frente a las adversidades y seguir realizando sus desfiles.

“Cuando la pandemia nos empezó a golpear, deseé de veras que hiciera de la industria de la moda un campo de juego más justo”, ha relatado. “Pensé que todos estarían obligados a ser más creativos pero tristemente eso no pasó. Sigue ocurriendo lo otro. Los grandes desfiles todavía están ahí para las grandes casas, solo que los graban y los cuelgan en sus redes sociales. Lo que creo que es genial para los que pueden… pero para las marcas pequeñas que no, este se ha convertido en un sitio muy, muy difícil donde intentarlo, y al fin y al cabo estás en una competición”, ha criticado.

Dos años de pérdidas

No obstante, las pérdidas no son solo consecuencia solo de la crisis sanitaria. En el año 2019 los datos de la firma de ropa tampoco fueron buenos. Según una autoría externa a la empresa y publicada por el Daily Mail, la empresa perdió ese año 13,65 millones de euros.

A ello se suma que en 2018 perdió 14, 2 millones de euros, unos 4.500 euros al día, tal y como citan en El País. Entre ambos años y desde sus inicios, los auditores calculan unas pérdidas de 53,2 millones de euros, sin contar con lo que pase en 2020 después de la pandemia.