Ana Patricia Botín, presidenta del Santander, es la única española que forma parte de la lista The World’s 100 Most Powerful Women publicada este martes por la edición estadounidense de FORBES.

Como viene siendo habitual, la española repite aparición en esta lista por varios años consecutivos. Con respecto al año pasado, su nombre ha bajado de una séptima posición hasta una décimo quinta, pero sigue formando parte del grupo de las 100 mujeres más poderosas. Además de ser la única española en la lista.

Las razones que llevan a esta empresaria de las finanzas a situarse como una de las 100 mujeres más poderosas del mundo tiene que ver con su función dentro del banco que dirige, que antes estuvo en manos de su padre, Emilio Botín.

Ana Patricia Botín formó parte del equipo de JP Morgan en Nueva York entre 1980-1988, momento en el que se incorporó a Banco Santander. En 1992 fue nombrada directora general de la entidad financiera, y durante los 6 años siguientes lideró la expansión del banco en Latinoamérica. De 2002 a 2010 fue presidenta ejecutiva de Banesto, y entre 2010 y 2014 fue CEO de Santander UK, siendo en la actualidad consejera no ejecutiva; ya en 2019, fue nombrada consejera no ejecutiva de Santander Holdings USA y de Santander Bank y en 2020 presidenta de Santander Digital Businesses.

Además de su trabajo diario dentro del banco, como presidenta, Botín es conocida por otros trabajos más allá de su habitual. Desde 2014, ha liderado la transformación cultural, comercial y tecnológica del Grupo Santander, centrándose en impulsar la confianza y fidelidad de los clientes. Bajo su liderazgo, la entidad financiera ha establecido una misión muy clara: contribuir al progreso de las personas y de las empresas de forma sencilla, personal y justa. El Grupo tiene el firme compromiso de desarrollar su actividad de forma responsable en beneficio de sus empleados, clientes, accionistas y de la sociedad.

Su compromiso con el crecimiento sostenible e inclusivo se ve reflejado en su actividad filantrópica. Es fundadora y presidenta de la Fundación CyD, que apoya y promueve la contribución de las universidades españolas al desarrollo económico y social del país. Asimismo, es la creadora y presidenta de la Fundación Empieza por Educar, filial española de la ONG Teach for All y cuya misión es formar como profesores a recién graduados con un buen expediente.

Es también presidenta de Universia Holding y de Universia España Red de Universidades, considerada una de las mayores redes cooperación universitaria centrada en Iberoamérica y que agrupa a más de mil universidades.