Quien tiene un amigo tiene un tesoro. Eso debieron pensar Karl Lagerfeld y Cara Delevingne el uno del otro cuando, en el final de la vida del diseñador, una joven cantante se coló directamente en la lista de sus musas. Una bonita amistad que ambos pasearon encima y fuera de las pasarelas y que hoy se vuelve a materializar en algo más: en una colección destacada por un estilo gender-neutral bajo el sello de la firma Karl Lagerfeld

Cara loves Karl loves Cara es el nombre que lleva esta línea con piezas de fondo de armario (como la sastrería) y otras más de tendencia (como las prendas reversibles). Aunque la novedad más destacada es que cada uno de los diseños de esta colaboración está realizado en clave de género neutro (porque si algo caracteriza a Cara Delevingne es que, para ella, la moda sólo responde a gustos, no a convencionalismos). Algo así como la amistad que se forjó entre la musa y el artista. Si Karl amó y apreció a Cara –la consideraba valiente y atrevida– Cara admiró al diseñador y le vio como un verdadero mentor y confidente, capaz de darle la libertad y el valor necesarios de ser ella misma (esto no quiere decir que ella triunfara gracias a él, pero sí fue un amuleto de la suerte en el despegue y la consiguiente consolidación de su carrera profesional). 

CARA ES COMO UN PERSONAJE SALIDO DE UNA PELÍCULA MUDA

KARL LAGERFELD

“Es todo un personaje. La Charles Chaplin del mundo de la moda”, dijo de su amiga el gran mestro de la costura. “Ella es una especie de genio, como un personaje salido de una película muda”, fue otro de los piropos que Lagerfeld dedicó a Delevingne, ya que sin mediar palabra conseguía atraer la atención. Por su parte, Cara sigue teniendo palabras de cariño para su amigo: “Es un hornor asociarme con la única casa de moda que lleva el nombre de Karl y contribuir a su legado”.

Cabe destacar que Cara ha participando en el proceso creativo de la colección, la cual llama la atención porque las piezas que pueden reconstruirse. Se trata, por tanto, de una colaboración inspirada en el amor mutuo entre Karl y Cara, con materiales sostenibles, piezas inclusivas y valores innovadores para hacer de la creatividad un constante proyecto dinámico de sentimientos