En 1952, cuando la princesa Isabel, duquesa de Edimburgo, se convirtió en la reina Isabel II, los roles de las mujeres eran abrumadoramente domésticos y se les disuadía de trabajar fuera del hogar. Un hecho especialmente cierto en el caso de las mujeres casadas con hijos. La mayoría de las mujeres que trabajaron durante la Segunda Guerra Mundial, manteniendo la economía en marcha mientras los hombres se iban a la guerra, dejaban sus empleos (voluntariamente o no) a los hombres que regresaban para que volvieran a ser el sostén tradicional de la familia.

Entonces, una joven mujer de 25 años, brillante, hermosa y elegante, madre trabajadora y esposa, se convierte en reina de Inglaterra. De un día para otro, Isabel se convirtió en la gobernante de 50.651.280 personas en docenas de países en los que todavía estaban presentes los horrores, la destrucción y los abismos políticos y culturales de la Segunda Guerra Mundial.

Pero ella dio un paso al frente y «la reina Isabel fue la roca sobre la que se construyó la Gran Bretaña moderna«, como dijo la nueva primera ministra del Reino Unido, Liz Truss, tras su muerte. Y así, el reinado de Isabel II se convirtió una clase magistral de liderazgo, especialmente para las mujeres

Durante los 70 años como reina, Isabel II encarnó el liderazgo y mostró a generaciones de mujeres y hombres que las mujeres podían «ser» líderes y «hacer» liderazgo. “Como mujer, ayudó a definir cómo opera una mujer en el liderazgo, cómo se viste, se comporta y se comporta una mujer”, así lo describió acertadamente la historiadora Amanda Forman en las noticias de última hora de CBS News sobre el fallecimiento de la Reina.

Es cierto que la Reina no podía ser despedida de su trabajo como otros líderes, pero el poder y la relevancia de la monarquía han sido cuestionados muchas veces durante su reinado y continúan siéndolo. El poder real de la monarquía es tan fuerte como la confianza de su gente y la creencia en su influencia, y la reina Isabel II manejó, evolucionó y reinó con aplomo, a través de escándalos familiares, divorcios y rupturas, así como incendios, guerras, crisis económicas y 15 primeros ministros.

Incluso los momentos en que los británicos sintieron que los había decepcionado —por ejemplo, durante la crisis en el matrimonio del príncipe Carlos y la princesa Diana— le sirvieron para aprender y evolucionar. El hecho de que emergiera más amada y respetada que nunca al momento de su fallecimiento el 8 de septiembre de 2022 es un testimonio de su éxito.

Estas son las siete lecciones de esa clase magistral de liderazgo de Isabel II.

Abraza tanto la tradición como el progreso

Como dijo el nuevo rey Carlos III en su primer discurso como rey después de su fallecimiento: «En su vida de servicio vimos ese amor permanente por la tradición, junto con ese intrépido abrazo al progreso, que nos hacen grandes como naciones». Se estaba haciendo eco del primer discurso navideño de su madre como reina en 1952, cuando dijo: «Todos enfrentamos muchos problemas y dificultades graves, pero con una nueva fe en las antiguas y espléndidas creencias que nos dieron nuestros antepasados, y la fuerza para aventurarnos más allá, las seguridades del pasado, sé que seremos dignos de nuestro deber». Ella encarnaba esa fuerza.

Ten a alguien a tu lado que te apoye en las buenas y en las malas

Isabel y Felipe eran una verdadera pareja. Fue él quien dio la noticia de la muerte de su padre y su ascensión al trono mientras estaban de vacaciones en Kenia en 1952. El príncipe Felipe aceptó su papel y se convirtió en su roca, como ella ha dicho. Tuvo sus momentos de malas decisiones durante sus 73 años de matrimonio, pero se apoyaron firmemente y lo superaron.

Aprende a ver lo mejor de las personas

Como añadió el rey Carlos III en aquel primer discurso como soberano, «el cariño, la admiración y el respeto que inspiraba se convirtieron en el sello distintivo de su reinado. Y, como todos los miembros de mi familia pueden atestiguar, combinó estas cualidades con calidez, humor y una habilidad infalible para ver siempre lo mejor en las personas». Se podía ver en su radiante sonrisa y ese brillo en sus ojos.

Desobedece el protocolo y las normas cuando no te sirvan

La reina Isabel vio el nacimiento de la televisión, el teléfono, la computadora, el avión y, por supuesto, Internet, y eventualmente los abrazó a todos. Lenta, pero segura, mostró a los miembros de la familia real como personas, a veces incómoda y con resistencia, pero lo hizo y les sirve hasta el día de hoy.

El momento más conmovedor, que conmemoramos hoy en el 21º aniversario de los ataques terroristas en EE UU el 11 de septiembre de 2001, fue cuando «rompió con una tradición centenaria, ordenando a los Guardias de Coldstream que tocaran el himno nacional estadounidense, The Star-Spangled Banner durante el cambio de guardia en el Palacio de Buckingham», informó Newsweek, el 13 de septiembre de 2001 en solidaridad.

Un momento que experimenté personalmente cuando coproduje una recepción y un almuerzo para la reina Isabel II y el oríncipe Felipe en el Centro de Música de Los Ángeles hace muchos años, fue cuando Su Majestad descartó gran parte del estricto protocolo en el que nos entrenaron. Nos dijeron que no para estrechar su mano, pero ella extendió la mano para estrechar la mano de todos a su alrededor, estando presente con cada persona, aunque sea por un breve momento.

Tu estilo es parte de tu marca

Sus trajes y sombreros glamorosos, pero sencillos, de colores brillantes, con bolsos, zapatos y broches a juego se convirtieron en su firma, una parte importante de su marca.

El poder blando es muy poderoso

Todas las historias que hemos escuchado hablan de cómo trataba a todas las personas con dignidad, calidez y respeto, incluso a aquellas con las que no estaba de acuerdo. Usó sus habilidades de escucha y comunicación, así como su vasto conocimiento de la dinámica política y global, lo que los diplomáticos llaman poder blando, para influir en las decisiones que ella no podía controlar. Las mujeres han tenido que afinar habilidades de gestión de influencia como estas, porque a lo largo de la historia no han tenido la autoridad ni el poder para dirigir las decisiones. Ahora, en el siglo XXI, esas habilidades son muy necesarias para los líderes. La reina Isabel II ejercía su poder con guantes de seda.

No pares hasta que abandones el escenario

La foto que la muestra con su característico brillo en los ojos cuando estrechó la mano de la nueva primera ministra del Reino Unido (la tercera mujer en ocupar el cargo en la historia de la Commonwealth), Liz Truss, apenas dos días antes de su muerte, muestra cómo estaba decidida a servir hasta el último momento posible. Incluso cuando consideramos un cambio de trabajo o carrera, es importante seguir dando lo mejor de nosotros en nuestros roles actuales hasta que realmente los dejemos.