La colombiana Leonor Espinosa, chef propietaria de Leo en Bogotá, ha recibido el premio The World’s Best Female Chef Award que otorga The World’s 50 Best Restaurants, lo que la convierte en la mejor cocinera del mundo en 2022. Un galardón que se suma a otros tantos que ha recibido a lo largo de su carrera, como el Latin America’s Best Female Chef que obtuvo en 2017.

Espinosa se ha convertido en una de las figuras más relevantes de su país gracias a su arduo y constante trabajo, y no solo por homenajear los productos y sabores locales de Colombia, sino también por resaltar el valor de la biodiversidad de la región y los aspectos sociales de la gastronomía.

La chef, que se ha convertido en figura clave del renacimiento gastronómico del país sudamericano, reubicó y reimaginó su restaurante insignia en 2021, lo que le posicionó en el puesto 46 de The World’s 50 Best Restaurants 2021.

Para este nuevo local, Espinosa ha elaborado un menú degustación con el 100% de los ingredientes procedentes de Colombia. La experiencia culinaria se centra en los variados ecosistemas del territorio, explorando las formas en que se pueden usar nuevas especies en los fogones.

«Leonor Espinosa se ha convertido en una de las chefs latinoamericanas más emblemáticas de su generación, defendiendo como nadie la biodiversidad y la diversidad cultural de Colombia. Estamos encantados de poder reconocer su increíble trabajo», ha explicado William Drew, director de contenido de The World’s 50 Best Restaurants, tras dar a conocer el nuevo galardón. 

Funleo, su organización sin ánimo de lucro

Espinosa fundó en 2008 la organización sin ánimo de lucro Funleo junto a su hija, Laura Hernández-Espinosa, sumiller jefe de Leo. Este tándem ha contribuido a desvelar algunos de los secretos de los ingredientes autóctonos y las técnicas ancestrales que sirven de inspiración para los singulares menús de Leo.

En la actualidad, Funleo sigue identificando, reivindicando y promoviendo las tradiciones culinarias de las comunidades rurales y étnicas, al tiempo que fomenta su bienestar y su salud, con programas que potencian el uso de ingredientes autóctonos en todo el país y capacitan a los grupos hacia la soberanía alimentaria. En el menú de Leo se destaca el origen de cada ingrediente, como la pulantana del desierto y el cacay y el cnopio de las montañas Andinas.

Además de dirigir Leo y Funleo, Espinosa ha contribuido a la creación de un Comprehensive Gastronomy Centre en el Golfo de Tribugá como marco alternativo para las personas afectadas o involucradas en el narcotráfico, y también ha hecho campaña para dar a conocer la riqueza culinaria de Colombia, animando a las comunidades a convertir su patrimonio cultural en una herramienta de desarrollo socioeconómico.