Han tenido que pasar más de dos siglos para que una mujer afroamericana presida el Tribunal Supremo de Estados Unidos. Lo ha conseguido, Ketanji Brown Jackson, más conocida como KBJ, al superar la prueba del Senado con 53 votos a favor, a pesar de la tendencia conservadora mayoritaria de los jueces en esta institución.

Con 50 votos demócratas y tres republicanos moderados a favor y 47 republicanos en contra, Jackson consigue hacerse con el cargo por primera vez en la historia del tribunal. Este logro no significa que se vaya a cambiar la composición ideológica de la máxima corte, pero sí supone un cambio de paradigma en su formulación.

La confirmación en el Senado de Jackson se podía prever debido a que los demócratas contaban por sí solos con la mayoría simple necesaria para ejecutar el nombramiento. Además de la propia trayectoria de la candidata, jueza de Apelaciones del Distrito de Columbia desde 2021, un cargo que ya anticipaba su siguiente objetivo, llegar al Senado. Lo ha hecho con el apoyo del gobierno del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, quien la erigió como la futura presidenta de la Corte Suprema en sustitución al también progresista Stephen Breyer.

¿Quién es Ketanji Brown Jackson?

KBJ (14 de septiembre de 1970) es una jueza de 51 años. Vive en Washington con su esposo y sus dos hijas y creció en una familia de clase media en Miami. En 1996, se graduó en Derecho por la universidad Harvard. Empezó su andadura profesional asistiendo a tres jueces, entre ellos el ya retirado Breyer, y trabajó en varios bufetes de abogados.