Publicitaria y pionera en su sector, Anna María Pascual falleció el pasado 21 de marzo a los 79 años, tras una vida de más de 42 años dedicada a la compañía Nestlé.

De su estancia en la empresa española dedicó dos décadas al liderazgo del departamento de comunicación, donde demostró su destreza del sector. A lo largo de su etapa laboral en Nestlé fue la impulsora de campañas tan famosas como Momentos Nescafe, Sueldo Nescafe, Eko, Eko, o Un gran vaso de leche en cada tableta. En todas ellas, demostró su eficacia publicitaria y se catapultó como una de las publicistas pioneras más demandadas de la industria.

Nombrada Académica de Honor en 2014 de la Academia de la Publicidad, fue proactiva y figura indispensable en la Asociación Española de Anunciantes (AEA), donde capitaneó la elaboración de las primeras guías para el control de la producción audiovosial, una tarea que realizó en colaboración con las productoras.

El desarrollo de su profesión durante los años 80 y 90 coincidió con los momentos de despegue y consagración de las marcas en el mundo de la publicidad y de máximo respeto al trabajo de las agencias, esto último algo que Pascual defendió durante toda su vida laboral y en lo que trabajó para que la necesidad de contar con ellas para el desempeño de la actividad no decayera.

Pascual deja un enriquecido legado de enseñanzas y una trayectoria impecable, tanto en el desarrollo de sus ejercicios como en su trascedencia posterior en el mundo de la publicidad.