La presidenta de Banco Santander, Ana Botín, ha reconocido que durante su carrera se ha enfrentado a prejuicios por ser mujer y ha señalado que la forma de superar esa situación es tener confianza en una misma, hacerse escuchar y denunciar la discriminación de género y los estereotipos.

Botín ha compartido este martes, ocho de marzo, estas declaraciones en su cuenta personal de Twitter junto a un vídeo con motivo del Día Internacional de la Mujer.

La directiva ha lamentado que durante muchos años fue llamada de manera condescendiente «la niña», pese a que llevaba casi dos décadas trabajando en el sector bancario, tal y como recoge Europa Press.

«Cuando mi empresa se fusionó con otra hace muchos años en España, los líderes eran entonces todos hombres mayores, todos de la misma raza, de los mismos orígenes. La forma de superar esa situación (y se mantiene hasta hoy) es tener confianza en una misma, hacer los deberes y, muy importante, tener paciencia«, ha apuntado.

Botín ha sostenido que, cuando una mujer es asertiva, es vista como «agresiva», mientras que a los hombres que son asertivos se les atribuyen cualidades de liderazgo.

Ante este «fenómeno generalizado», la presidenta de Banco Santander ha afirmado que «no se trata de levantar la voz, se trata de hacerse escuchar».

«En este Día Internacional de la Mujer –y todos los días del año– denunciar la discriminación de género y los estereotipos es esencial para romper los prejuicios», ha sentenciado en un mensaje en sus redes sociales.

‘Cruzar los brazos’

Además, en el hilo de la red social, ha compartido una imagen de varias ejecutivas con los brazos cruzados, una acción que refleja el compromiso del banco, según explicado la propia presidenta de la entidad.

«Reconocer los prejuicios es necesario, pero no suficiente. Denunciarlo y compartir formas de luchar contra él es esencial para forjar un mundo más equitativo. En este #IWD2022 cruzar los brazos es nuestra forma de mostrar nuestro compromiso en Banco Santander».