La pandemia global ha traído inestabilidad económica y, sobre todo, un impacto en la salud psicológica de toda la sociedad. Las personas y las organizaciones han empezado a ser conscientes de la importancia del bienestar para crear un mundo mejor. La búsqueda de un propósito más elevado y con un alto impacto social, no se traduce sólo en mayor rentabilidad económica sino también en algo mucho más valioso: la posibilidad de hacer del mundo un lugar mejor. Aquí juegan un papel fundamental los líderes, encargados de transmitir esos valores y de contagiar ese espíritu y misión.

En este contexto, la educadora y escritora Zulma Reyo ha inaugurado en Mallorca la Zulma Reyo School of Consciousness (ZRSOC) donde ofrece, junto a su equipo, cursos que tienen por objetivo el cambio social y global a través del despertar de la conciencia individual. El programa de este curso de Liderazgo Transformacional está completamente financiado y becado por la plataforma educativa espiritual sin ánimo de lucro LightEn.

Durante cuatro décadas, Zulma ha investigado corrientes espirituales orientales y occidentales, psicoterapias y prácticas energéticas; ha sintetizado todo su conocimiento y experiencia en el best seller “Alquimia Interior: el camino de la maestría”, que ahora se reedita actualizado. En él, explica su método para transitar hacia un mundo de nuevos valores basados en el autoconocimiento y el desarrollo espiritual.

¿Cómo ayuda el desarrollo personal y el autoconocimiento a ser un mejor líder?

Zulma Reyo: Hay muchos muchos líderes que tienen un ideal de servicio y cierta sensibilidad pero que no saben cómo aplicarlo porque están atascados en el éxito externo y no aplican el desarrollo interno. Deben descubrir que para poder tener éxito completo, tanto externo como interno, tiene que producirse un cambio de conciencia sobre quiénes somos y lo que estamos haciendo en el mundo.

La reedición de mi libro “Alquimia Interior” y la creación de la Escuela de Conciencia en Mallorca han sido pasos fundamentales para poder convocar a líderes inspiradores del mundo para que podamos, a través de la educación, hacer algo para cambiar la situación actual.

Queremos formar a personas que van a inyectar más conciencia y humanidad en las organizaciones y empresas porque necesitamos un cambio en cómo manejamos el dinero, cómo manejamos el éxito, cómo manejamos nuestras vidas, en cómo educamos a nuestros hijos… Nuestra escuela está dedicada a las personas que van a contribuir a ese cambio.

Cuando los individuos se transforman y desarrollan su potencial se produce un fenómeno de lluvia fina que va calando en las organizaciones y esto, con el tiempo, acaba provocando un cambio en la sociedad.

¿Habla de cambiarse a uno mismo para cambiar el mundo?

ZR: Eso es. El mundo no dicta lo que somos o en lo que nos convertimos. Lo determinamos nosotros usando, o no, el potencial que tenemos en nuestro interior. El mundo está compuesto de lo que nosotros somos, pensamos y proyectamos. Si nuestro enfoque está basado en planteamientos limitados y planos, lo que vamos a ver manifestándose a nuestro alrededor será bastante aburrido y predecible.

Pero la vida en sí y todo lo que está ocurriendo hoy en día nos está activando la intuición de que existe una plenitud mayor, que sabemos que está ahí pero que no se ha manifestado porque vivimos por debajo de nuestro potencial. El método de Alquimia Interior que aplicamos en la escuela nos permite acceder a esa mente superior que por naturaleza nos corresponde.

Hay muchas personas con mucho éxito aparente que se sienten vacías e intuyen que hay algo más que el éxito material. Es a ellos a quienes estoy llamando. A las personas que ya han transitado por las profundidades de la vida material y saben que no está ahí lo que buscan.

Nuestro propósito es dotar a los alumnos de las herramientas para su propia autotransformación, con el fin de que puedan conectarse al potencial de una sabiduría mayor y, desde ahí, ayudar a cambiar el mundo

¿Qué aprenden los alumnos en la Escuela de Conciencia que dirige?

ZR: Las enseñanzas abordan las cuestiones fundamentales: la naturaleza de la vida, la conciencia, cómo podemos descubrir y reconectarnos con nuestra alma; ofrecemos una base teórica sólida, al mismo tiempo que proporcionamos las herramientas y métodos prácticos para un cambio duradero.

El objetivo del programa es preparar a los estudiantes para experimentar una vida plena mientras contribuyen a través de su propia forma de vida y expresión profesional al cambio social. Las enseñanzas son personalizadas, no se trata de un enfoque único para todos. Siempre he sido muy consciente de que mi papel es influir sobre las personas para que ellas desarrollen el potencial que hay en su interior y lo expresen a su manera, única e irrepetible.

¿Cómo puede uno realmente conocerse a sí mismo?

ZR: El conocimiento del verdadero yo sigue siendo esquivo para la mayoría de las personas. Sin embargo, esta es la clave para entender la realidad y a uno mismo, y desde ahí poder influir positivamente en el mundo que nos rodea.

El plan de estudios de nuestra escuela explora tres niveles: El primero es el estudio de nuestra mente individual y la conciencia colectiva. El segundo, el estudio de la anatomía energética humana y las facultades personales. Y, por último, el autodominio y transformación para acceder a estados vibratorios más altos del Ser y ser capaz de manifestar un propósito mayor.

¿Qué es para usted la espiritualidad?

ZR: La espiritualidad es estar aquí y ahora, disfrutando del momento en todos los aspectos. Tenemos que volver a despertar la espontaneidad del niño para encontrarnos creando un mundo mejor, un mundo nuevo más humano, más sensible y más elevado.

No es nada religioso, tiene que ver con disfrutar de todo lo que la vida nos tiene que ofrecer en todos los niveles, con más alegría, con más conciencia y con más ética.

Para mí la verdadera espiritualidad reside en una ética profundamente humana y natural. La ética nos enseña una sana cooperación y colaboración. Te entiendo a ti porque me entiendo a mí. Con ética entiendo la relación correcta con el otro, y no porque lo deduzco o lo leo en un libro sino porque desarrollo el entendimiento desde el corazón. La espiritualidad es la sensibilidad que tanto está faltando en nuestra sociedad.

¿A quién está dirigido su método y la escuela?

ZR: Ofrecemos enseñanzas de Alquimia Interior a estudiantes que desean generar un cambio positivo en nuestro mundo. Ahora estamos recibiendo las candidaturas y realizando la selección.

Todas las nacionalidades son bienvenidas. El programa se imparte en inglés, español y portugués. Está dirigido a quienes quieren que suceda un cambio y saben que esto comienza con ellos mismos.

Nuestra escuela pretende ser un espacio de inspiración abierto a un máximo de 25 estudiantes a la vez, el programa tiene una duración de tres años. En este momento estamos formando los grupos.

¿Cómo organizan el plan de estudios?

ZR: Cada uno de los tres cursos del programa consta de cuatro módulos residenciales de cuatro días y un retiro intensivo residencial de dos semanas, todos ellos en Mallorca. Este método permite integrar las enseñanzas en la vida profesional y diaria de los estudiantes.

¿Cómo se financia la escuela si todos los cursos están becados?

ZR: La plataforma educativa sin ánimo de lucro LightEn apoya el proyecto de la Escuela de Conciencia que hemos inaugurado en Mallorca. Es una organización filantrópica que fomenta la excelencia en la educación consciente, humanitaria y espiritual. La escuela tiene un fin filantrópico y el único objetivo es conseguir que los alumnos apliquen los aprendizajes en su propia vida y expresión profesional.

*La matrícula para los cursos y becas está abierta. Visita el sitio web en: https://www.zrsoc.com/es/inicio. Instagram: @zrsoc.es. Facebook: Zulma Reyo School of Consciousness | Facebook.