Abogada de formación, Elisa Colonques duró poco en el sector de la abogacía. Su interés por la estética femenina le llevó a cursar un master en luxury management, en la Escuela Marangoni de Londres y durante dos años. Desde entonces, decidió convertir su pasión en su profesión y comenzar a dar rienda suelta a The Kafka Atelier, la firma de bisutería fina que rinde homenaje a la joyería tradicional.

El proyecto arrancó en el año 2020 con la firme intención de ser el eslabón de un vínculo emocional, robusto y duradero en el tiempo. «La joya perfecta cautiva y deslumbra aportando luz y elegancia», dice Colonques, quien considera que poder, pasión, distinción y sensualidad son sentimientos encontrados que se expresan desde el silencio y el arte del diseño y, en este caso, se traducen en piezas de minuciosa creación y gran valor sentimental.

La trascendencia de The Kafka Atelier reside en su capacidad para resaltar esa belleza natural de la mujer y de conseguir que cada una de las joyas tengan el valor de la exclusividad que aporta hacerse con una pieza única que alberga una gran historia.

Pendientes colgantes de The Kafka Atelier.

Cada alhaja representa una inquietud, una aspiración y una ilusión que componen la esencia de la marca. Algo que se refleja en los pequeños detalles y permite hablar de sofisticación y relevancia, permitiendo que la mujer que la viste sienta el vínculo con una pieza de artesanía escogida con precisión para enaltecer lo que cada mujer representa.

De esta manera, Colonques lidera una firma que entiende la joyería hecha a mano y con materiales de primera calidad una fuente de inspiración y empoderamiento de personalidad.