Foto: Antón Goiri

“Es poco romántico decir que no se tiene una inspiración, pero creo que es realista trabajar sobre algo en lo que uno tiene experiencia y se siente seguro para aguantar el inicio de una empresa, que siempre es difícil”. Julen Ariza es preciso en cuanto a los comienzos de un negocio. En Hadoq, firma dedicada a la estrategia digital, desarrollo web y optimización de ingresos para diarios digitales, es clave conocer todos los recovecos del sistema. “Entendemos muy bien cómo funciona un medio digital, y por ello decidimos apostar por nuestros propios medios. A medida que vas avanzando en tu trayectoria profesional vas detectando necesidades. Conforme vas conociendo un sector puedes ir descubriendo oportunidades”.

Donde algunos veían razones para abandonar el periodismo, otros veían oportunidades: “Detectamos que existe un hueco desatendido en lo que la información corporativa y profesional se refiere. En 2014, cuando parecía que ya estaba todo inventado, lanzamos Confilegal y en 2015, Dircomfidencial”. Su visión era clara desde el primer momento: especialización, información propia y con valor añadido, noticias contrastadas… “Esa fue nuestra apuesta. Nosotros no competimos con las grandes cabeceras; somos un ecosistema diferente, que los profesionales sienten como propio, porque hablamos su lenguaje y nos interesamos por los temas que les interesan a ellos. Un periodista en un entorno especializado consigue conectar mejor con su audiencia”. Filosofía que les ha permitido convertir ambas publicaciones en referente dentro de sus respectivos sectores en apenas cincos años.

Cuando se creó Hadoq lo que Ariza buscaba era una agencia de marketing digital que diera soporte a medios y publicaciones especializadas. Hoy es una agencia diferente, que gestiona publicidad digital para medios, lo que permite al equipo una visión muy completa del ecosistema. “Nuestro elemento diferenciador fue nuestra apuesta por los medios y, ahora, es nuestro valor añadido. Durante la pandemia muchos clientes y empresas que han tenido que acelerar su transformación comercial han venido a buscarnos para que les ayudemos a desarrollar su estrategia y dar un giro a su forma de trabajar. En Hadoq, Confilegal y en Dircomfidencial hemos desarrollado una sensibilidad como profesionales, un oficio. Por supuesto que la gestión de la comunicación se puede medir con muchos indicadores pero, sobre todo, va configurando nuestros sentidos y nuestro saber hacer como profesionales”.