Abrirse hueco en la industria aeroespacial no es una tarea sencilla. El sector, que goza de una capacidad de crecimiento a largo plazo, está ante una constante expansión. Raúl Verdú, CBDO y cofundador de PLD Space, empresa líder en Europa de este segmento, cuenta cómo es el modelo de éxito de la compañía y los mecanismos de financiación utilizados para hacer que el proyecto tenga esa gran dimensión en el presente.

PLD Space es una compañía que ha crecido en los últimos años. ¿Cómo lo habéis hecho?

En 2011, Raúl Torres y yo fundamos PLD Space con el convencimiento de crear un servicio de lanzamiento que se adaptase a las necesidades de lanzamiento de los pequeños satélites desde Europa. Once años después, hemos llegado más lejos que nuestra competencia europea, superando el primer ensayo de misión de vuelo de un cohete privado en Europa, que nos da luz verde para lanzar al espacio nuestro vehículo MIURA 1 en los próximos meses.

¿Cuál es el enfoque particular de financiación de la empresa?

En PLD Space apostamos por la financiación privada para cubrir el periodo de I+D de la compañía, únicamente cerca del 25% procede de financiación institucional, el resto procede de inversores privados que ven una oportunidad única de rentabilidad en una industria en crecimiento. En la industria espacial, los tiempos de desarrollo son largos y necesitamos contar con un flujo de inversión sostenible que nos permita cumplir con los hitos previstos en el programa técnico. Sin embargo, para la Serie C, además de los potenciales inversores nacionales, estamos en contacto también con posibles inversores internacionales.

Hablando de financiarse, ahora el Banco Central Europeo está tensando la cuerda subiendo los tipos de interés. ¿Cómo van a hacer frente a esta contingencia desde el punto de vista financiero?

En la actualidad, los préstamos de PLD Space son los típicos préstamos institucionales blandos para proyectos de I+D, por lo que a corto plazo esta situación no nos va a repercutir demasiado. Si a largo plazo accedemos a más financiación de deuda tradicional, sí que podría llegar a afectarnos, pero como no está en nuestro foco de financiación, su impacto sería muy relativo.

El espacio parece que es el gran desconocido. ¿Por qué considera que es interesante invertir en él?

El sector espacial es un negocio estable, rentable y de medio plazo. Estamos hablando de un nivel de riesgo superior a infraestructuras, pero mucho menor que biotecnología con la rentabilidad de esta última. Es de los pocos sectores que sigue creciendo en momentos de crisis. Nos encontramos ante un momento histórico en la consolidación del sector aeroespacial como una de las industrias con mayor impacto a escala mundial, del mismo modo que ocurrió con internet, al final la industria espacial sirve a las principales aplicaciones de digitalización a nivel global de muchas industrias.

¿Y por qué, en concreto, en microlanzadores?

El cohete es la clave. Podéis ver como los grandes verticalizadores de este sector empezaron haciendo cohetes. El lanzamiento es el punto de más alto valor añadido de toda la cadena de valor del sector espacial, por su escasez y reto técnico. En los dos últimos años se han puesto en órbita más de 1.250 satélites al año, el 95% de ellos pequeños, y no existe un cohete dedicado para lanzar este tipo de satélites en Europa. El mercado está claro, hemos demostrado la tecnología, y PLD Space es el líder europeo hoy en día.

Para aquellos que desconocen cómo es la financiación privada en el sector espacio, quería que me profundizaras. ¿Cómo funciona? ¿Cuáles son los principales retos?

Invertir en un proyecto pre-revenue cientos de millones de euros es solo para inversores pacientes con visión industrial a largo plazo. Uno de los principales retos es conseguir que el inversor pueda dedicar el tiempo necesario a estudiar la oportunidad de inversión. Otra de las claves es la de demostrar. Demostrar tecnología, contratos, soporte institucional, capacidad de captación de talento o capacidad operativa es clave.

¿Cuánto capital han conseguido levantar hasta ahora?

PLD Space ha obtenido más de 45 millones de euros de financiación. Actualmente, tenemos inversores industriales, como Aciturri, financieros y distintos family offices. Además, hemos contado con el acompañamiento del CDTI a través de la iniciativa de coinversión del programa INNVIERTE.

Mirando hacia el horizonte: ¿cuáles son los futuro hitos de valor de PLD Space?

Trabajamos en paralelo para consecución de diferentes hitos de valor. Siguiendo una línea temporal, nuestro próximo reto será el primer vuelo de nuestro cohete suborbital, MIURA 1, a finales de este año o principios de 2023 desde El Arenosillo, Huelva. Este microlanzador nos sirve como demostrador tecnológico para nuestro cohete orbital, MIURA 5, con el que iniciaremos nuestra actividad comercial a mediados de 2024.

¿Cómo se alinean estos hitos marcados con su business plan?

El business plan está 100% alineado con los hitos de programa de la compañía. Con el lanzamiento de MIURA 5 terminará la fase de investigación y desarrollo de PLD Space, la valoración de la compañía esperamos que se multiplique por 10 en los próximos 2-3 años.