El servicio individualizado es, en tiempos de incertidumbre, la mejor herramienta que puede ofrecer un gestor a sus clientes. Así lo cree Javier Marín, consejero delegado de Singular Bank, quien asegura que el banco ha reforzado las áreas de análisis, porque para ese asesoramiento personalizado es necesario tener la capacidad de adelantarse a posibles escenarios de futuro y trazar estrategias para cada uno.

PREGUNTA. ¿Cuáles son las demandas de los clientes del sector financiero en un contexto alterado (guerra, inflación, tipos de interés…)?

RESPUESTA. En un entorno como el actual, en el que hay tantas incertidumbres, tanta volatilidad, la cercanía del banquero con su cliente es clave, tanto para recibir información de utilidad sobre la situación financiera como para recibir propuestas razonadas de ajustes en sus carteras que protejan sus intereses y objetivos. En Singular Bank no esperamos a que lleguen esas demandas del cliente, sino que nos anticipamos, somos proactivos. Hemos reforzado nuestras capacidades de análisis para mantener a nuestros clientes informados de la situación geopolítica y financiera y los posibles escenarios, explicándoles cómo les pueden afectar y los cambios, en su caso, que hay que implementar en su cartera, según sus objetivos. Y, además, organizamos conferencias con nuestros expertos para que conozcan nuestra visión y les cuenten con transparencia qué decisiones estamos tomando para adaptarnos al entorno.

P. ¿Hay preocupación ante la incertidumbre por parte de los clientes?

R. No creemos que la situación actual influya especialmente en la decisión del cliente con respecto al banco al que confiar la gestión de su patrimonio. Los elementos que definen la solvencia de las entidades siguen siendo los mismos. La solidez de Singular Bank, con uno de los mayores ratios de capital y liquidez de Europa, sigue siendo una referencia para nuestros clientes a la hora de elegirnos. La cercanía con el cliente, el rigor, la independencia y la transparencia son elementos igualmente clave.

P. ¿Cuál es la principal recomendación al respecto?

R. Es importante hacerse algunas preguntas: ¿mi banco me ofrece sólo lo que yo necesito? ¿Antepone mis intereses? ¿Está pendiente de mí? ¿Conoce cuáles son mis necesidades y objetivos? ¿Tiene los productos que se adaptan a mí? ¿Se pone en mi piel? Algunas de las respuestas a estas preguntas pueden dirigirnos hacia el tipo de entidad que necesitamos. En Singular Bank tenemos una prioridad absoluta: ser el mejor banco para cada uno de nuestros clientes.

P. ¿Las necesidades de los usuarios son las mismas que las de hace unos años?

R. Sí, en el fondo, sí: alcanzar sus objetivos vitales a través de la gestión de sus finanzas. Pero es cierto que hoy el cliente está más informado que hace unos años, es más digital, más exigente, está más concienciado con temas como el impacto de sus inversiones en el medio ambiente.

P. Desde Singular Bank, ¿cuál es el modelo de relación que se busca con el cliente?

R. Consideramos a cada cliente singular y, por tanto, queremos adaptarnos a él. Por eso ofrecemos tres modelos de atención. Para quienes tienen conocimientos, tiempo y prefieren llevar sus finanzas ellos mismos, un modelo de ejecución apoyado en nuestras herramientas digitales.

Hay otros clientes que quieren tener el control de sus finanzas, pero buscan contar con un banquero experimentado y profesional, a quien conozcan y en quien confíen. Finalmente, para quienes prefieren dedicar su tiempo a otras actividades y confían en la entidad y en su banquero, les ofrecemos que nuestro equipo de gestores experimentados tome las decisiones relativas a sus inversiones.

P. En banca, está el dilema de la calidad frente a la cantidad. ¿Vosotros en qué os focalizáis?

R. Sin duda, la calidad. En todas sus facetas: en el servicio, combinando la empatía y la proactividad de nuestros banqueros con las mejores herramientas tecnológicas; en el producto, con una selección independiente y rigurosa. Sólo detrás viene la cantidad, que también es importante pues permite acceder
a determinados productos y soluciones que, siendo pequeño, sería más complicado.

En Singular Bank, la calidad es nuestra obsesión, pero contamos también con el tamaño necesario para que este no sea un obstáculo, con una oferta de productos y servicios muy amplia. Y esta oferta crecerá en el futuro cuando se complete la integración con UBS en España, convirtiéndonos en el mayor banco especializado en asesoramiento de nuestro país.

P. A menudo hacéis hincapié en la importancia de la agilidad, ¿de qué forma puede servir de ayuda?

R. Somos un banco ágil, pero personal. La tecnología sirve para facilitar el día a día a nuestros clientes y banqueros. De esta forma, el banquero dedica el tiempo a conocer mejor a su cliente. Por otra parte, somos un banco español, especializado y con una estructura muy plana, por lo que las decisiones
se toman de forma ágil, rápida y sin necesidad de pasar por múltiples comités.

P. ¿Cómo aportáis valor en un entorno competitivo, y en el que casi todo puede ser replicado?

R. Cumpliendo con nuestra promesa —una promesa basada en un código que define cómo hacemos las cosas, nuestra alma—, y lo que el cliente puede esperar de nosotros: rigor, transparencia, empatía, proactividad, respeto, excelencia, honestidad, discreción, educación financiera y sostenibilidad. Y aportando a cada cliente soluciones para acompañarlos en el cumplimiento de sus objetivos vitales.