El sector de los fondos de inversión puede respirar tranquilo. Con un año plagado de focos de informaciones contradictorias, especialmente con respecto a la recuperación tras la pandemia, los datos muestran que las entradas en este tipo de vehículos y las rentabilidades han vuelto a mostrar fortaleza. La industria sigue en pleno auge y así se ha mostrado en el último tramo del ejercicio.

Después de la intensa corrección experimentada por los mercados en los últimos días, los fondos de inversión cerraron el último mes con un ligero ajuste de 325 millones de euros en su volumen de activos (-0,1% menos que el mes anterior), situándose de esta manera en 311.781 millones de euros, casi 37.500 millones de euros por encima del cierre de 2020 (13,6% de crecimiento en el año), según los datos proporcionados por Inverco.

“La confianza renovada de los partícipes en los fondos de inversión durante el mes de noviembre, reflejada en un importante volumen de entradas netas, ha permitido amortiguar el efecto mercado”, asegura la entidad. Esto se traduce en que el patrimonio cedido en el mes de noviembre es prácticamente nulo (325 millones de euros). Los datos globales en términos anuales muestran la fortaleza.

En este sentido, en el mes de noviembre los productos de renta fija fueron los que registraron un mayor incremento, debido a los flujos positivos registrados por la categoría, y centrados de forma casi exclusiva en su componente a largo plazo, por motivo de rebalanceo de carteras de gestión discrecional y la correspondiente compensación en reembolsos de prácticamente la misma magnitud en los Fondos Globales.

También, los fondos mixtos experimentaron crecimientos en sus patrimonios (653 millones de euros), principalmente en su vertiente Internacional y debido en exclusiva a los flujos de entrada positivos registrados en el mes. Mientras, los fondos de renta variable internacional, pudieron registrar incrementos patrimoniales, a pesar del comportamiento de los mercados, gracias a las suscripciones netas del mes.

Con este contexto, los fondos han experimentado en el mes una rentabilidad media del -0,62%, con rentabilidades negativas en la práctica totalidad de las categorías, con excepción de aquellas con exposición a renta fija de larga duración. Especialmente, debido a la aparición de la variante Ómicron en escena. Pero eso no impide que el rendimiento anualizado del conjunto de productos sea del 4,95%. No empeña el comportamiento global.

Todas las categorías, salvo los fondos garantizados y los focalizados en renta fija, tanto corto como a más largo plazo, presentan rendimientos positivos”, analiza Inverco. Con todo esto, aquellos vehículos cuyas vocaciones están centradas en renta variable pura, continúan presentando en lo que va de año rendimientos muy positivos, que en el caso de renta variable internacional de EEUU son próximas al 25%.

Un volumen de captaciones al alza

De esta manera el conjunto del sector sigue remando favorablemente al alcanzar en el conjunto del año un volumen de 23.916 millones de euros de captaciones netas. Las cifras muestran que hacía 6 años que los fondos de inversión no experimentaban suscripciones netas de esta magnitud hasta noviembre.

En el mes, la mitad de las categorías han experimentado flujos de entrada positivos, centrados en la renta fija europea de largo plazo y los mixtos en su vertiente Internacional. En concreto, recibiendo entradas de 1.149 millones de euros en su conjunto alternándose junto con los de retorno absoluto, con captaciones de 589 millones de euros. En este sentido, sumando las vocaciones de renta variable internacional, el total de flujos positivos se situarían en 1.136 millones de euros, registrando únicamente reembolsos netos los centrados en Europa: 119 millones de euros.

Ahondando en la parte negativa, las vocaciones inversoras con mayores reembolsos correspondieron a los Globales, por efecto rebalanceo de carteras. También los fondos de gestión Pasiva (895 millones de euros), los garantizados (835 millones de euros), sobre todo en su vertiente de rentabilidad fija, y los productos de renta variable internacional europea, que son los que más flujos de salida registraron en el último mes.

El despegue del negocio institucional

Este esquema de solidez se observa en cómo el negocio institucional dentro del sector navega todavía con vientos favorables. Los datos publicados por Vdos muestran que el patrimonio de IIC nacionales invertidos en otras IIC aumentó durante los tres primeros trimestres del año en 19.943 millones, un 19,72 % más que sitúa el patrimonio total invertido en 121.086 millones, de los que 16.287 corresponden a IIC internas y 104.798 millones a IICs de terceros.Por tipo de sociedad, 108.641 millones de euros corresponden a fondos de inversión, lo que supone un 89,72 % del patrimonio, sumando las sicav los 12.444 millones restantes.

En esta línea, Caixabank se sitúa como el grupo con mayor volumen patrimonial distribuido en IICs de terceros, con 24.409 millones de euros, lo que supone un 23,29 por ciento del total. Le siguen BBVA, con 22.298 millones y una cuota del 21,28 y Santander con 20.094 millones.

Por su parte, Santander ha sido el grupo que ha registrado un mayor crecimiento patrimonial, con 4.325 millones, seguido de BBVA y Unicaja Banco, con 2.961 y 1.247 millones respectivamente.

En última instancia, JPMorgan Chase ha sido el grupo proveedor que ha registrado un mayor crecimiento, con 1.244 millones, seguido de Amundi Group e Invesco, con 1.019 y 886 millones.