¿Qué hace falta para conseguir la seguridad en la jubilación? Los expertos suelen recomendar una estrategia triple basada en las prestaciones del Estado, planes de jubilación de empresa y ahorros personales. Aunque unos ingresos sostenibles son la necesidad básica, la cuestión es mucho más compleja. Además de las finanzas, la salud de los jubilados, su bienestar material y calidad de vida son consideraciones fundamentales.

En Natixis Investment Managers reconocemos que lograr la seguridad en la jubilación significa equilibrar estos factores. Hemos analizado dónde se alinean mejor estos aspectos para apoyar a los jubilados en más de 40 países con nuestro Índice Global de Jubilación. En 2021, el Índice sitúa a Islandia, Suiza y Noruega a la cabeza de la lista por segundo año consecutivo. Bajo el mismo análisis, España ocupa el puesto 32.

Pero igual de importante que la evaluación de los datos sobre los tipos de interés, las camas de los hospitales, el desempleo y la calidad del aire es entender qué perspectivas tienen los individuos. Para saber más, hemos encuestado a 8.550 inversores de 24 países. Para empezar, descubrimos que el 40% de ellos cree que hará falta un milagro para lograr la seguridad en la jubilación. Lo que hace que esto sea aún más preocupante es que los encuestados tienen un valor medio de su cartera de 450.000 dólares. Sin embargo, a pesar de sus valientes esfuerzos, al 42% le preocupa que la jubilación ni siquiera sea una opción.

Entonces, ¿por qué esperar una intervención divina? Con el tiempo, la demografía y la economía han revisado el modelo de jubilación. Las personas han visto cómo las empresas han cambiado las pensiones financiadas por el empleador por planes de contribución definida financiados por los empleados y han escuchado a los responsables políticos realizar debates presupuestarios que insinúan una reducción de las prestaciones de jubilación. No es de extrañar que ocho de cada 10 digan que la responsabilidad de financiar la jubilación es cada vez más suya y sólo suya.

Los inversores reconocen que es un desafío: están experimentando inflación por primera vez en 10 años y les preocupa que suponga una amenaza para la seguridad de su jubilación. Han oído hablar de los máximos históricos de la deuda pública y a tres cuartas partes les preocupa que esto suponga una reducción de las prestaciones públicas en el futuro. Al final, cuatro de cada 10 tienen la sensación de que nunca tendrán suficiente dinero para jubilarse.

Si se quedan cortos, no encontrarán ninguna gracia salvadora en el plan alternativo. Ante estas incertidumbres, seis de cada 10 ven en la prolongación de la vida laboral una solución. Pero incluso así, muchos se dan cuenta de que prolongar el trabajo no es precisamente algo que se pueda dar por seguro.

No hay una solución única para el problema, pero se pueden tomar medidas para garantizar un mayor éxito. En el caso de los responsables políticos, una regulación que facilite a los individuos el acceso a un vehículo de ahorro para la jubilación. Para los empresarios, se trata de incentivar la participación con aportaciones paralelas y mejorar el compromiso de los trabajadores con su plan.

Lo que los individuos realmente quieren es ayuda para maximizar sus oportunidades. Los participantes en nuestra encuesta quieren saber qué hacer. Aunque el 62% dice que entiende perfectamente todas las inversiones del plan de jubilación de su empresa, el mismo porcentaje cree que necesita ayuda profesional para seleccionar las inversiones de su plan de jubilación.

A primera vista, muchos inversores pueden pensar que necesitarán un milagro para jubilarse con seguridad, pero lo que necesitan es más bien algo más humano: un esfuerzo concertado para alinear la política pública, las prestaciones de la empresa y las inversiones para ayudarles a cumplir el sencillo objetivo de vivir con dignidad en los años posteriores a la vida laboral.

*Dave Goodsell es director ejecutivo de The Center for Investor Insight de Natixis Investment Managers.