Foto: Getty Images

Las grandes tendencias de inversión son cada vez más perseguidas por las gestoras de fondos. Una de las que apuesta por las temáticas del futuro y que pertenece a Natixis Investment Managers es Thematics Asset Management. Tras cumplir dos años, conversamos con Simon Gottelier, uno de sus socios fundadores, para ver las oportunidades siguiendo esta estrategia con la que invertir.

Las inversiones temáticas están llamadas a ser la tendencia del futuro. ¿Por qué invertir en estos fondos a largo plazo?

Nuestra opinión es que, cada vez más, los inversores buscan centrarse en empresas concretas que se benefician de las tendencias de crecimiento secular a largo plazo que se ven impulsadas por fenómenos como los cambios demográficos mundiales, la innovación tecnológica o problemas acuciantes como la escasez de recursos. Invertir en productos temáticos ofrece la oportunidad de exponerse a una serie de empresas y modelos de negocio con diferentes características de riesgo y rentabilidad, unidas por el hecho de que todas ellas disfrutan de características de crecimiento secular que superan las tasas de crecimiento de los mercados de renta variable más amplios. Cada vez más vemos que los inversores evitan las asignaciones sectoriales tradicionales más amplias porque, para muchos, una asignación activa o pasiva a sectores como la minería del carbón o la producción de combustibles fósiles puede representar a menudo más un riesgo que una oportunidad. Las asignaciones temáticas gestionadas activamente se prestan de forma natural a oportunidades bien diversificadas y en gran medida no correlacionadas, con gestores que a menudo no están restringidos por las limitaciones de los índices de referencia, sectoriales o geográficas, y a menudo permiten a los clientes una forma elegante de expresar sus aspiraciones de inversión responsable.

¿Cómo valora el lanzamiento de los productos temáticos en España hace dos años?

Habiendo operado en el espacio de la inversión temática durante casi dos décadas, está claro que, en España, como en el resto de Europa y cada vez más en otros grandes mercados financieros, para ciertos tipos de inversores los «temáticos» se consideran totalmente «mainstream» – y para los inversores minoristas en particular, los productos temáticos han quitado cuota de mercado a los productos convencionales y es realista esperar que sigan haciéndolo. Lo que quizá sea un fenómeno más reciente es que la demanda de estrategias temáticas ha aumentado claramente en los mercados mayoristas e institucionales, sobre todo a través de los bancos privados y los gestores de patrimonio. El primero parece ser cada vez más una función de la mayor demanda tras las transferencias generacionales de riqueza a individuos más jóvenes, más conscientes de la sociedad y más «sabios» en materia de inversiones.

«Es probable que las ‘casillas’ tradicionales de los asesores relacionadas con el tamaño, el sector o la geografía sigan existiendo, pero hay más demanda de un enfoque no restringido de ver el mundo»

Por otra parte, los consultores globales han recogido la tendencia, y es justo decir que anticipamos un aumento en el potencial de las asignaciones dirigidas por consultores en el mercado institucional; parece que el uso de un enfoque temático, como se ha mencionado anteriormente, puede ser adoptado más ampliamente. Si bien es probable que las «casillas» tradicionales de los asesores relacionadas con el tamaño, el sector o la geografía sigan existiendo, es evidente que hay más demanda de un enfoque no restringido de ver el mundo a través de una lente temática, y ha contribuido a que todas nuestras estrategias hayan logrado un rendimiento sobresaliente, en consonancia con sus parámetros de riesgo/rendimiento desde su lanzamiento. Por último, las estrategias temáticas también han crecido en importancia, ya que atraen a los inversores que quieren dirigir sus ahorros e inversiones hacia el servicio de un propósito más allá de los rendimientos financieros; el interés de los inversores de ESG en todas las partes del mercado ha sido uniforme en su crecimiento.

Los planes de impulso macroeconómico: ¿favorecen este tipo de estrategia de inversión?

Si bien las filosofías de inversión de impulso pueden favorecer este tipo de estrategias, señalaríamos la sostenibilidad y longevidad de la inversión temática como un mejor indicador de cómo se podría esperar que nuestros fondos se comporten a lo largo de varios ciclos de inversión. No es una coincidencia que ciertos temas hayan estado presentes durante más de dos décadas como respuesta a las tendencias globales seculares en torno a la demografía, el cambio climático, los recursos naturales, la transformación digital, etc.

Por lo tanto, las inversiones temáticas no son estrategias que respondan a una moda o a una tendencia temporal, sino aquellas que están destinadas a redefinir el futuro. Como tal, en Thematics AM solemos invertir entre 18 y 20 meses de trabajo en identificar y probar un tema como oportunidad de inversión, porque no todas las ideas tienen las oportunidades de diversificación y las características de riesgo y rentabilidad que buscamos. Es por esta razón, creemos, que los inversores valoran cada vez más estas estrategias; se sienten vinculados a ellas y porque las ven como una oportunidad para diversificar y complementar su cartera de inversiones más amplia.

¿Cuál es la parte más difícil de la gestión de activos cuando se trata de asignaciones tácticas temáticas?

Esta es una gran pregunta, pero es extremadamente difícil de responder debido a la diferente gama de productos en el mercado. En Thematics, ofrecemos una gama que incluye la IA y la Robótica, la Seguridad, la Economía de Suscripción y el Agua, y cada una de ellas tiene un perfil de riesgo y rentabilidad muy diferente. Permítanme ilustrar esto con los ejemplos de la estrategia de IA y Robótica – donde la beta del producto es de alrededor de 1,3 en relación con un índice de referencia de renta variable global tradicional, pero donde los rendimientos, hasta la fecha, han eclipsado completamente los del índice de referencia. Se trata de una perspectiva muy diferente a la de nuestro fondo de Agua, que tiene una beta inferior a 1 y que también ha superado con creces la rentabilidad de la renta variable mundial sobre una base anualizada desde su lanzamiento. Por esta razón, hemos visto mucho interés en lo que llamamos nuestro fondo «Meta». Este fondo tiene una ponderación igual en cada una de las cuatro estrategias temáticas principales y se reequilibra mensualmente, eliminando la necesidad de que nuestros clientes tengan que tomar decisiones de asignación táctica. A medida que vayamos añadiendo nuevas estrategias a la gama Thematics, se incluirán en el fondo Meta para añadir más diversificación, algo que está resultando muy popular entre los inversores.

¿Cuál es la volatilidad prevista para los fondos temáticos como los de Thematics AM?

Como puede imaginarse, el enfoque temático de cada fondo conlleva una serie de consideraciones diferentes, pero en su base señalaríamos la expectativa de que cada fondo supere la rentabilidad de la renta variable mundial entre 200 y 300 puntos básicos sobre una base anualizada, con un riesgo adicional limitado en relación con un índice de referencia de renta variable mundial. Como se ha mencionado anteriormente, nuestro fondo de agua tiene un perfil muy diferente al de nuestros fondos de economía de suscripción o de seguridad, por ejemplo, pero con las oportunidades de diversificación de que disponen los gestores de cada estrategia, todos ellos han sido capaces de superar a la renta variable mundial con un perfil de volatilidad que, en líneas generales, es muy similar.

¿Cree que los fondos temáticos serán la mejor alternativa para la construcción de carteras en los próximos años?

Creo que las estrategias temáticas tienen la atractiva característica de ser tanto un complemento útil a una cartera de inversión existente como de convertirse en una consideración fundamental. Por lo tanto, pueden ser satélites o separaciones en un contexto de cartera más amplio o un elemento central de la exposición a la renta variable global, que, por cierto, es cada vez más la forma en que vemos que se utilizan nuestros productos. En un contexto satélite, las estrategias temáticas son una fuente atractiva de exceso de rentabilidad (alfa), en paralelo con una exposición más amplia al mercado (beta), que suele lograrse a través de la renta variable simple (ya sea a través de un índice, ETF, etc.).

«Las estrategias temáticas serían buenos diversificadores de los rendimientos y los riesgos»

En este ejemplo, las estrategias temáticas serían buenos diversificadores de los rendimientos y los riesgos, a través de una cartera global de valores de alta convicción con un sesgo hacia los valores de pequeña y mediana capitalización (ambas señas de identidad del enfoque Thematics AM), que no están presentes en los principales índices. Como se ha mencionado, creemos que el Meta Fund es quizás el más apropiado para ser considerado como una estrategia principal en una asignación de renta variable global, con su enfoque ampliamente diversificado, su amplia cobertura sectorial y sus rendimientos no correlacionados.

¿En qué segmentos están encontrando las mejores oportunidades de inversión?

La diversidad de empresas a las que tenemos acceso en cada una de nuestras estrategias significa, sinceramente, que vemos oportunidades en todas partes. El año pasado vimos un interés muy pronunciado en las estrategias de Economía de Suscripción, IA y Robótica y Seguridad debido a los componentes de «economía desmaterializada» de sus universos de inversión; el covid significó que el mundo «se movió en línea», permitiendo que la tecnología desempeñara un papel clave para que nuestras vidas continuaran con cierto grado de normalidad mientras estábamos confinados en casa. Es justo decir que el mismo factor limitó la capacidad de crecimiento de las empresas del «mundo real», con un acceso a los sitios a menudo limitado, lo que significó que una estrategia como el Fondo del Agua, con inversiones en muchas empresas que proporcionan componentes y servicios vitales, vio un rendimiento más apagado. Con el aumento de las tasas de vacunación, la reapertura de las economías y la recuperación de la confianza, hemos asistido a un repunte de la actividad, un fuerte rendimiento y un mayor interés de los clientes por el producto.

«El año pasado vimos un interés muy pronunciado en las estrategias de Economía de Suscripción, IA y Robótica y Seguridad debido a los componentes de ‘economía desmaterializada’ de sus universos de inversión»

Nos enfrentamos a un debate entre value y growth: ¿qué enfoque es más apropiado para un enfoque temático?

Al centrarnos en la identificación de temas de crecimiento secular para la inversión, señalaríamos que todas nuestras estrategias y la mayoría de las inversiones temáticas en general están orientadas al «GARP». Dicho esto, el contexto más amplio del mercado para realizar inversiones es siempre importante al considerar esta cuestión. Con esto quiero decir que sería una comparación de «manzanas con naranjas» comparar las valoraciones de las acciones tecnológicas y las expectativas de crecimiento en el fondo de Economía de Suscripción, por ejemplo, con las de los proveedores de componentes metálicos para la industria de la construcción de viviendas en el fondo del Agua. Dentro de todos nuestros universos de inversión, buscamos una gama diversa de oportunidades que nos permita exponernos a diferentes mercados y ciclos, algunos de los cuales nos proporcionarán oportunidades de valor y otros en los que las valoraciones más exigentes pueden justificarse fácilmente por las expectativas de crecimiento. En pocas palabras, aunque nos centramos en general en las inversiones de crecimiento, con un enfoque disciplinado de la valoración como piedra angular de nuestro proceso, también buscamos ciertamente acciones individuales de «valor» cuando las expectativas de riesgo y rentabilidad lo permiten.