Aunque el ascensor es un invento antiguo –se dice que el primer prototipo lo construyó Arquímedes en la antigua Grecia– su nacimiento tal y como lo conocemos hoy es relativamente reciente.

Luis XV; Matthew Boulton y James Watt; o Burton y Homer son algunos de los nombres que están detrás de los primeros elevadores. Pero estos prototipos no eran aptos para transportar personas hasta una altura elevada.

Elisha Otis fabricó  el primer ascensor destinado a transportar gente. El elevador, que contaba con un freno como medida de seguridad en caso de que la cuerda de sustentación se rompiera, fue presentado en la Exposición Universal de NY en 1853 e inaugurado en 1857 en la tienda de objetos de porcelana E.V. Haughwout & Co, situada en Broadway. Este invento revolucionario estaba impulsado por un motor de vapor y podía transportar hasta seis personas a una velocidad de 10 metros por minuto.

7 famosos inventos que surgieron por casualidad

Los inventos más inútiles de la historia